domingo, 5 de junio de 2011

Errores comunes

He encontrado entre mis viejos acetatos, de cuando usaba transparencias en lugar de powerpoint, esta joya tomada de The Economist hará como 15 años (desgraciadamente no conservo la fecha). Es un buen ejercicio de escepticismo sobre los gráficos que haya podido colgar en el blog o que pueda colgar en el futuro. Con los mismos datos supuestos, los malvados del Economist hicieron tres gráficos diferentes. 
El primero por la izquierda es el de "business as usual": los salarios por hora del jefe y del trabajador son, más o menos, paralelos a lo largo del tiempo aunque el jefe parece que crece algo más. Eso sí, a distancia del currante que, de todas maneras, parece como si hubiese crecido algo más rápido en los últimos años.
El segundo es el que presentaría un gobierno que se precie (y su correspondiente patronal). Son los mismos datos, pero la escala es logarítmica, de forma que se ve que hay una convergencia de salarios, aunque se da la distancia que el rango, importancia y responsabilidad del jefe merece.
El tercero (el que queda, en este caso, en la extrema derecha) sería el de algunas emisoras y de algunos de sus locutores que escucho con devoción como Intereconomía: el gráfico muestra empíricamente que los salarios del obrero han aumentado mucho más que los del jefe, razón por la que se precisa una reforma laboral que deje las cosas en su sitio que, por lo visto, no tiene gráfico que la recoja.
¡Y son los mismos datos que, convenientemente torturados por el gráfico, acaban confesando lo que el torturador quería que confesasen! Cuidado la próxima vez que vea un gráfico en este blog.


No hay comentarios:

Publicar un comentario