martes, 7 de junio de 2011

Elecciones peruanas y portuguesas

Di por supuesto que si Ollanta Humala llegaba a la segunda vuelta del domingo pasado, uniría a todas las demás opciones contra él y perdería. La democracia, en sistemas mayoritarios, tiene eso: el que gana se lo lleva todo (hace ya años estuve en una reunión en Quito discutiendo alternativas a los sistemas electorales latinoamericanos: de entonces a hoy, ningún cambio).
Pero volviendo a Humala, cuando alguien tan poco sospechoso de izquierdista como Vargas Llosa anunció que votaría por Humala, debí entender que la cosa había cambiado. Y así ha sido aunque detrás de Vargas podía haber el resquemor de haber perdido como candidato presidencial frente a Fujimori padre. Fujimori podría haber ganado en Lima, Callao, Piura, Tumbes, Lambayeque, pero el mapa sigue dando victoria para Humala.
La mitad de los votantes peruanos ha votado contra Keiko Fujimori (más bien contra su padre) y la otra mitad ha votado contra Chávez, es decir, contra el peligro de una amnistía para Fujimori padre por un lado y por otro contra el peligro de lo que puede dar de sí un ex-militar no reconvertido (los militares, a diferencia de los curas, lo son para siempre).
No parece que se haya votado a favor sino en contra. Ahora vendrán los exegetas explicando en qué ha consistido el "mensaje" que los electores han expresado en las urnas. Como si lo hubiesen expresado tomando la calle: una manifestación multitudinaria no significa mayoritaria, como tendrían que saber los que están por el cambio electoral en España por motivos particulares. Y los que están en contra por motivos igualmente particulares aunque diferentes de los anteriores Pero de eso, otro día. Hoy me quedo con la constatación de mi error por no haber pensado que el dilema iba a ser Ollanta - Fujimori.
Por lo que respecta a las elecciones portuguesas, no he podido menos que reírme al leer (ayer leí un montón de periódicos en papel) las versiones que daban unos y otros. Cuando leo por internet, busco la noticia. Cuando leo en papel, busco el tratamiento. Pues bien, los periódicos de derechas hablaban de que la crisis se ha cobrado una víctima: Sócrates. Y que los electores portugueses han votado contra su partido, el socialista (en Portugal, los nombres de los partidos están un poco a la izquierda de lo que realmente son, de modo que el socialista es socialdemócrata y el socialdemócrata es "centrista" -y lo que queda del comunista es entre socialdemócrta y socialista). Los periódicos todavía más a la derecha han elegido titular como que los electores portugueses elegían al partido conservador para que saque al país de la crisis. Supongo que los españolitos que lean este post (los guarde dios) verán que una de las dos Españas, después de helarles el corazón, les está tomando el pelo. Aunque igual son las dos. Mi impresión es que también en Portugal se ha votado contra, no a favor. Es la tónica europea: se vota contra el gobierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario