sábado, 14 de mayo de 2011

Turismo rojo

Así lo llaman en el People's Daily on line. Se trata de los lugares que organizó el Partido Comunista Chino en su Larga Marcha hacia el poder y que ahora son visitados cada vez por más gente. Supongo que es por curiosidad de la antigualla de hace 60 años, por la nostalgia de los viejos ideales perdidos o porque se encuentran en lugares pintorescos, lejos de la contaminación tremenda de las ciudades chinas contemporáneas. Y me recuerda los "zapatista tours" o las peregrinaciones a Venezuela o a Cuba por parte de los revolucionarios europeos que, incapaces de hacer la revolución en su país, van a esta especie de safari revolucionario acompañado, muchas veces, de defensas bastante irracionales de todo lo que encuentran, perfecto desde el punto de vista de la izquierda y sin mezcla de mal derechista alguno.
En el caso chino, los europeos que todavía "crean" en la revolución china (en este como en los otros casos, es cosa de fe), harán bien en darle seguimiento al censo que está haciendo el gobierno allí sobre las tierras que todavía son de propiedad colectiva. Como se sabe, la revolución china se hizo con los campesinos y contra los obreros (la rusa, al revés, con los obreros contra los campesinos, mujiks y, sobre todo, kulaks). Por supuesto, también contra otros, faltaría más. Habrá que ver si no privatizan también esta propiedad colectiva. Aunque para tranquilidad de los revolucionarios, hay que añadir que desde las altas esferas del Partido se sigue animando a estudiar el marxismo. Así que cada cual elegirá de la realidad aquello que le interese.
De momento, se desmienten las noticias sobre un club extra-privado en una parte de la Ciudad Prohibida para los 500 más ricos del mundo. Los que hayan visitado Beijing recordarán que a la izquierda de la gran puerta que da a la ciudad imperial, puerta que tiene encima un gran retrato de Mao, hay una puerta algo menor y es la puerta por la que se entra a la residencia de altos jerarcas del Partido. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario