sábado, 7 de mayo de 2011

Poder judicial, poder cero

Hoy se celebra en el Ecuador una consulta que incluye diez preguntas muy diferentes en calado ya que van desde la posible prohibición de los toros hasta la penalización del enriquecimiento injustificado. La, para mí, más interesante se refiere al poder judicial. Los partidarios del SÍ (el gobierno de Rafael Correa) dicen que el actual poder judicial es corrupto e ineficiente y es preciso "meterle mano" cambiando algunos procedimientos de elección y funcionamiento. Los partidarios del NO (tanto a la derecha -los socialcristianos- como a la izquierda -Montecristi Vive- del gobierno) dicen, en cambio, que un SÍ va a incrementar las tendencias hiperpresidencialistas del régimen ya incrementadas por las tendencias autoritarias y caudillistas del actual presidente. La pregunta, dicen, violaría al Constitución, cosa que la Corte Constitucional no acepta: la ha dado por buena como dio por constitucionales las restantes preguntas, eso sí, con algunas modificaciones aunque no hubiese unanimidad entre sus miembros (Nina Pacari había producido un dictamen previo sobre la inconstitucionalidad). Pero no son estos vericuetos legales lo que me interesa tanto. Es que se trata, una vez más, de otro caso en el que se plantea el mismo problema.
Por ejemplo, en Italia donde Berlusconi se enerva con unos jueces, "comunistas" según él, que no le dejan gobernar a él que sí tiene el aval del voto popular. Los jueces, dice, no pueden ser un contrapoder y habrá que legislar para recortar su capacidad de poner trabas a la revolución berlusconiana, que es lo que en el Ecuador se presenta como "revolución ciudadana", pero con argumentos semejantes aunque en este caso no se diga que son "comunistas" los jueces. Cada país tiene su historia.
También la tiene España donde un Tribuna Constitucional ha declarado (por seis votos a cinco) que Bildu, una coalición electoral, puede presentarse a las elecciones locales del 22 de mayo. Los favorables a tal resultado, acatan y callan. Los contrarios al mismo, en la mejor de las hipótesis acatan el fallo pero no callan. En el peor, echan en cara a los jueces el haberse sometido al gobierno y no haber demostrado "independencia" como los que querían otro  fallo. No incluyo los insultos que he escuchado contra este Tribunal corrupto e ineficiente según los insultantes ni las exageraciones de algunas asociaciones de víctimas del terrorismo.
Como se ve, en el caso español estos jueces han producido un dictamen contrario a la oposición. No habría, por tanto, un enfrentamiento como en el Ecuador o Italia entre gobierno y jueces. Pero es un decir. Cuando los jueces producen resultados que no gustan al gobierno también se escuchan (aunque, de nuevo, sea en privado) quejas y resquemores por parte de los aledaños del partido en el gobierno. Pero la actual oposición (que habrá que ver qué hace el año próximo cuando gane las generales) ha deslegitimado al Tribunal Constitucional. Los voceros y palmeros que he leído esta mañana son claros al respecto, así que ya tiene la actual oposición ejemplos a seguir.
De momento, vamos a ver qué pasa en la consulta ecuatoriana de hoy.
Y, en todos los casos, parece como si el ideal de ejecutivo fuese tener un poder judicial con poder cero si no se pliega a la voluntad de ejecutivo o, en general, de la clase política y sus partidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario