jueves, 19 de mayo de 2011

El futuro del 15M

Sesudos comentaristas y acrisolados intelectuales han mostrados sus dudas (a las que me sumo) sobre el futuro del movimiento "Democracia real, ya", también llamado "Spanish revolution". No porque duden (dudemos) de que vaya a perdurar sino porque es demasiado pronto para saber hacia dónde se puede dirigir. 
Cuando las termitas inician un hormiguero, lo hacen dejando, de forma aleatoria, sus deposiciones sobre el suelo, pero en la medida en que la aportación de una coincide con la aportación de otra, la probabilidad de que una tercera se una a la incipiente estructura aumenta y no será extraño acabar viendo allí una primer columnilla que forme parte del conjunto. Lo que había comenzado como aleatorio, acaba siendo estructural.
En el 15M estamos en esa fase inicial y es bastante inútil atender a qué dicen unos y otros para hacerse una idea de por dónde podrá evolucionar la situación. La visita que he hecho esta mañana a los acampados en Alicante, tampoco.  Hay peticiones, sí, pero no se ve cómo lograr su cumplimiento a través de qué medio. Y no necesariamente se van a mantener esas peticiones en el futuro: pueden ser sustituidas por otras nuevas (al margen de que algunas de las peticiones son más retóricas que prácticas, pero eso es una evaluación propia de mi edad, no de la de los que he visto acampados).
Pero lo de los políticos se mantiene en la tónica impresentable y desagradable de esta campaña. En un extremo, tenemos a los que acusan de Rubalcaba de ser el organizador del movimiento. Es obvio: lo consideran omnipresente (como para estar en todos esos sitios a la vez), omnisciente (capaz de conocer las reacciones que podrán tener todos los actores implicados) y omnipotente (con poder suficiente como para conseguir lo que quiere), es decir, lo consideran Dios estos creyentes que ya tienen Uno. Me parece una tontería. Pero en el otro extremo, están los que subrayan el regocijo de los que creen que lo que está sucediendo supondrá una disminución de voto para el PSOE y un aumento correlativo de la abstención, con lo que el triunfo del PP será todavía más sonado, así que constatan que con la boca pequeña dicen una cosa, pero por debajo de la mesa alientan al 15M. Tenemos, igualmente, a los que creen que haciéndose ahora los "indignados" y echándole la culpa de todo al PP, van a conseguir rebañar algunos votos llamados "útiles". Y, claro, también están los que ven estos hechos como la típica maniobra comunista al recoger una de las reivindicaciones de IU sobre la ley electoral y al plantear que "no se vote a los de siempre" (PP y PSOE). No es del todo justo suponer que estamos ante una jugada de IU cuando también UPyD se ha subido al carro de intentar sacar tajada del tema (uno de los volantes que he recogico en la acampada recuerda la triste situación de IU y UPyD en lo que respecta a lo que "vale" (fea palabra: no hay que confundir valor y precio, mis queridos marxistas) su voto en el actual sistema electoral si se lo compara con el de los "malos", es decir, PP y PSOE. El viejo Duverger ya decía que los sistemas electorales eran para tener una representación lo más fiel del electorado (y el precio eran gobiernos inestables y la tiranía de las minorías) o para tener gobiernos estables (y el precio era una representación mucho menos proporcional, tendencialmente mayoritaria hasta llegar al sistema anglosajón en el que "el que gana se lo lleva todo"). Pero esa es otra historia.
La historia del futuro la he resuelto con medios indignos de mi racionalismo: he recurrido a I Ching, el sistema de adivinación chino en el que se lanzan unas monedas y se consigue una figura para la que hay unas frases suficientemente ambiguas como para que cada cual entienda en ellas lo que más le convenga. Pues bien: he preguntado al I Ching cuál iba a ser el futuro del 15M y el resultado ha sido "La Duración":
EL DICTAMEN
Éxito. No hay falla. Es propicia la perseverancia. Es propicio que uno tenga a dónde ir.



LA IMAGEN
Trueno y viento: la imagen de la duración.Así el noble permanece firme y no modifica su rumbo.
 Pero la cosa sigue si le planteamos la cuestión del futuro de forma más específica. Esta es la respuesta del I Ching:


EL DICTAMEN
La subida tiene elevado éxito.
Hay que ver al gran hombre.
¡No temas!
La partida hacia el sur trae ventura.

LA IMAGEN
En medio de la tierra crece la madera:
La imagen de la subida.
Así el noble, con gran dedicación, acumula lo pequeño
para lograr lo elevado y lo grande.
 Curioso ¿no? Y seguro que los del PSOE, PP, IU, UPyD y nacionalistas varios interpretan de manera diferente las ambigüedades que antecede. Si usted ya le ha encontrado su significado profundo, hágaselo ver. No sea cosa que suceda como los partidos con el movimiento 15M, en el que cada cual proyecta sobre él sus propios fantasmas o, más prosaicamente, arrima el ascua del movimiento a la sardina de los intereses electorales y ramplones del partido. Porque, de momento, lo que no está siendo ramplón es precisamente el 15M.
(Esta es la crónica que publica el Finacial Times el día 20. No la veo partidista y termina con una cita de Felipe González: en el mundo árabe piden poder votar, en España dicen que no vale la pena votar. No es mala diferencia. Pero ¿por qué?) 

7 comentarios:

  1. Elegí sociología tras tirar una moneda al aire cinco veces.Salieron cinco cruces. La otra alternativa era DERECHO.
    A veces las monedas alumbran caminos.
    Todo lo que nace se transforma o muere. Ese es parte del futuro del 15M. Seguimos.

    ResponderEliminar
  2. Errare humanum est. Los jueces se equivocan. Hasta las monedas se equivocan algunas veces, como fue en tu caso ;-)
    Y del 15M, si no muere, va a ser muy interesante ver por dónde evoluciona. No hace falta enfadarse como la Sra. Aguirre por la comparación entre la plaza del Sol y la de Tahrir: hay elementos en común dentro de las diferencias. Y en Egipto todavía está por ver hacia dónde va el movimiento y qué ha conseguido exactamente. Eso sí: dentro de mi escepticismo radical, estoy con ellos.

    ResponderEliminar
  3. Muy buenas profesor, gracias por sus comentarios. A mí me parece que este movimiento parte del desencanto, pero que al estar inmerso en el sistema realmente no puede cambiarlo. Hessel en idignaos rememora un contexto en el que había un claro enemigo: el nazismo y por tanto la identificación del rival estaba clara. Aquí lo que ocurre es que cuando se habla de los recortes en el sistema de bienestar o de la respuesta neoliberal a la crisis por parte de todas las ideologías políticas al mismo tiempo se está diluyendo en esa entelequia que es el mercado toda la responsabilidad. La política es una extensión del mercado, los países soberanos una parte dentro de un sistema mundializado que pueden tener más o menos potencia en función de si son coches diésel o gasolina. He rebautizado así lo de centro y periferia jaja. Con lo cual todo es bastante líquido por tocar a Bauman. Esta es una revuelta líquida en la medida en que tiene un componente tan voluble como las redes sociales. Las otras revueltas incluído el mayo del 68 me parecen más sólidas. Aunque al final solo consiguieran un conglomerado de eslóganes que los futuros partidos supieros adaptar en sus programas electorales.

    Luego entre esa heterogeneidad seguramente hay elementos antiglobalización, que si pudieran vertebrarse como una alternativa de sistema -algo que ya se ha constatado como imposible- seguramente si hubieran podido ser los agentes que impulsaran un cambio.

    Con respecto a las comparativas al mundo árabe, en realidad creo que el hecho de que pidan un sistema más democrático no está directamente relacionado con que si lo consiguieran este lo fuera en la realidad. Porque lo importante es la gente. Y sinceramente cualquier forma de violencia sea rebelde o la de un dictador como Gadafi solo puede engendrar formas difusas y tiranías en el poder.

    En realidad no es tanto que ellos quieran votar y que nosotros digamos que no sirve para nada como dice Felipe Gonzalez. Sino más bien que una democracia es algo más que un hombre-mujer un voto. Es una sociedad civil que sea capaz de participar en algo tan elemental como un plan de urbanismo. Pero el gran drama está en pensar que se ha alcanzado una democracia como sistema sin trabajar el día a día que le de la consistencia para demostrarlo. En el caso de los países árabes si consiguieran el sistema democrático y el voto aún tendrían todo el recorrido por delante. La democracia empieza en uno mismo, pero la puedes encontrar en la familia, la ciudad, etc.

    Saludos (Mr_pickie@hotmail.com)

    ResponderEliminar
  4. Hace 30 años, más o menos, creo que más que menos, fui alumno tuyo. Bueno, nunca he dejado de serlo. Con esto del 15-M, que he "sentido" como un movimiento más que necesario y que me ha encantado, no me gustaría que fuese una falacia o una manipulación encubierta por intereses de partidos. Ante la duda, te he buscado, una vez más, para ver lo que decías al respecto. Y conociendo lo claro y escéptico que eres, esas dudas tuyas las he interpretado como que cabe la esperanza. Ojala, estos jóvenes, que tanto han tardado en hablar, rompan esta dinámica en el que los partidos políticos grandes pueden "pasar", casi sin problemas, de todos los demás. O, al menos, que se les ponga más difícil hacerlo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, ex-alumno. Y, sí,estoy encantado con el movimiento. Y más, después de la clase de ayer, aquí en Bilbao.Algunos venían de la acampada; otros iban a pasar la noche allí, diga lo que diga la Junta Electoral.Sintonizo a pesar de que ya no tengo 30 años (como puede deducirse de tu cometario:-)). Pero, claro, no puedo estar de acuerdo en todo(mantengo un cierto nivel de distancia crítica) ni mucho menos me hace gracia el intento de manipular el movimiento para arrimar su ascua a la respectiva sardina partidista. Es el caso de IU.Salud

    ResponderEliminar
  6. Jose María permíteme decirte que eres un genio. Yo también fui alumno tuyo no hace mucho y siento "rebajarte" el nivel pero tú no eres un profesor, !tú eres un MAESTRO!

    El análisis sobre 15M y partidos políticos, muy bueno. De lo que he aprendido tras estas elecciones, además de ser consciente de la ignorancia que me ha acompañado durante toda mi vida, es de la basura que tenemos por sistema electoral (aunque en comparación con otros paises ésto es una riqueza libertaria). Me estoy matando a estudiar -a ampliar- (al año que viene he decidido no seguir) y a buscar trabajo de lo mío -y de lo no mío- (ahora soy diplomado en Trabajo Social) y estoy en depresión tras ver las listas (candidaturas) de los 3 partidos que se han presentado en mi pueblo. Y más aún pensando en lo que habrá suelto por el resto de España con independencia de color político.

    Esto no puede seguir así... y el cambio social es bastante, bastante complejo. A mí la situación me da miedo en sentido literal. No veo la luz ni con el 15M... Se me pasará!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Anónimo II, pero un poco de objetividad respecto a mí no te vendría mal :-))
    Mi posición es facilona: verlo desde la barrera. Es la tuya la que es complicada, con el toro del trabajo en frente y una clase política "missing", dedicada a gilipolleces y sin plantear, discutir y decidir sobre asuntos de fondo que, como no son periodísticos -vaya usté a saber qué es eso-, no tienen cabida en la agenda. Y dispuestos a lo que haga falta con tal de llegar o mantener el poder. Penoso. Ya no tengo edad para que me dé miedo el futuro (estadísticamente va a ser corto), pero te comprendo mejor de lo que puedas suponer.

    ResponderEliminar