viernes, 6 de mayo de 2011

Donde dije digo

Bellísimo ejercicio por parte de Foreign Policy recogiendo declaraciones de líderes estadounidenses sobre la importancia de acabar con Bin Laden: al principio, había que hacerlo; después, cuando se vio que no era tan fácil, se empezó a decir que el problema no era él, que el problema era otro (que es, por cierto, lo que yo creía y sigo creyendo); ahora, jubilosos, afirman la trascendental importancia de su muerte. Pues eso: donde dije digo, digo Diego. Visto el éxito y, sobre todo, la reacción popular, han corrido a sumarse a la alegría producida por la venganza por la humillación del 11-S.
Michael Moore, en cambio, es de los que piensan que se trata de una ejecución sumarísima y se muestra contrario a la misma. No lo sabía: se declara católico y, como tal, contrario a la pena de muerte y más sin un juicio justo previo. Recuerda Nuremberg: era unos criminales, pero fueron juzgados, no ejecutados sin juicio. Y, eso sí, como cineasta, constata que, hasta el momento, ha habido, por lo menos, tres guiones de la película en cuestión. Hasta en el corto plazo hay casos de "donde dije digo".
(Añadido el 7 de mayo: También es un caso de "donde dije digo" la idea que se hace de Al Qaeda. En la primera "National Strategy for Combating Terrorism" (firmada por Bush II en 2003), Al Qaeda era una estructura piramidal y, por tanto, descabezable: si se acababa con la cabeza, se venía todo abajo. En la segunda "National Strategy" (la de 2006), en cambio. se hablaba más bien de una estructura reticular, las famosas redes en las que quitar uno de los nudos no afecta al funcionamiento de la red, siguiendo el modelo de la Red de Redes, internet. No se trataría de descabezar sino de enfrentarse a las causas del yihadismo. Ahora que se ha matado a Bin Laden, se vuelven a exaltar las características piramidales de Al Qaeda de modo que, habiendo acabado con la cabeza, habrá que buscar al siguiente en la cadena de mando en la jerarquía rígida de los "terroristas". Sospechosa, a este respecto, la estrategia de los que, para afianzar esta última postura, se enzarzan contra los molinos de viento y les echan en cara haber negado la existencia de Al Qaeda, existencia que ellos han defendido siempre y, además, como estructura piramidal. Hay gente pa' to'. Porque, sin necesidad de empecinarse ni autoadjudicarse, como Pío IX, la infalibilidad, hay datos más que significativos de 1.- el debilitamiento de Al Qaeda, como ya he comentado, y 2.- el mantenimiento de la estructura reticular con líderes locales dispersos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario