martes, 17 de mayo de 2011

Clasismo geológico

Ha sucedido en Lorca como sucedió en Puerto Príncipe: el terremoto ha sido particularmente cruel con "los de abajo". En Haití, los barrios ricos salieron relativamente incólumes. En Lorca, son los inmigrantes los más castigados por el terremoto. No es la Tierra: es la sociedad.
Ya pasó con el Titanic: el porcentaje de muertos de clase turista fue muy superior al porcentaje de primera clase. El salvamento de "los de arriba" era más fácil... y prioritario.
Pero ha pasado en muchas otras catástrofes naturales. Y la razón es obvia: "los de abajo" tienden a tener sus casas en sitios más arriesgados (cuencas de ríos, laderas de montes que pueden venirse abajo) o habitan casas más antiguas y de menor calidad y que pueden derrumbarse de modo más probable.
Claro que hay casas antiguas que resisten mejor (me lo contaron en el caso de Chile): las de los ricos de antes.
Y ahora se añade la burbuja inmobiliaria española en la que los materiales han tenido una importancia menor frente al dinero fácil y rápido. Cosa que se aplica a algunas obras públicas en las que no me extrañaría que hubiese habido algún episodio de mordida, coima o corruptela. 
Como dicen en México:
Pobre del pobre que al cielo no va:
lo chingan aquí, lo chingan allá

No hay comentarios:

Publicar un comentario