jueves, 21 de abril de 2011

Políticos sin electorado

La última oleada de Transatlantic Trends proporciona, entre sus datos, el siguiente gráfico:

Las tres líneas se refieren a las opiniones sobre lo deseable que pueda ser un liderazgo fuerte por parte de los Estados Unidos. La línea inferior (la más larga, pues tiene más tiempo de recogida de datos) es la de los encuestados en la Unión Europea: una fuerte caída con Bush II que se estabiliza entre 2004 y 2008; le sigue la fascinación con Obama y un primer indicador de que no sólo en los Estados Unidos, sino también en la Unión Europea, las cosas ya no son como eran respecto a la primera impresión del "yes, we can", aunque en los Estados Unidos la cosa es menos halagüeña para Obama:


Como se ve, los encuestados en la Unión y, sobre todo, sus líderes muestran porcentajes muy superiores a sus contrapartes estadounidenses cuando se trata de aprobar la política exterior de Obama.
La siguiente línea es la de los parlamentarios europeos, relativamente estable o, si se prefiere, moderadamente ascendente y, en toco caso, lejos del sentir de los ciudadanos.
Pero lo fascinante es la otra línea, la de los dirigentes de dicha Unión, cada vez más favorables al liderazgo estadounidense (Durao Barroso estuvo en las Azones con Bush II, Blair y Aznar) y distantes incluso de los parlamentarios.
Algo no funciona en la Unión Europea, tan democrática que si un país con sus instituciones quisiese pertenecer a la misma, sería rechazado por no ser democrático.

No hay comentarios:

Publicar un comentario