sábado, 9 de abril de 2011

Libia y los Estados Unidos

Los Estados Unidos han cedido a parte de la OTAN (no a toda la OTAN, porque hay clamorosas ausencias como la de Turquía) el control de esta guerra que el gobierno de los Estados Unidos niega que sea una guerra, que necesite aprobación de las Cámaras y que afirma, en todo caso, que su participación en un "interés vital" de los Estados Unidos, a saber, la estabilidad en la zona.
Dennis Kucinich, congresista demócrata, ha rebatido esos argumentos que, leídos desde los miembros de la OTAN que sí participan en las acciones (se incluye a España), pueden tener su interés.
Podemos pasar la discusión bizantina sobre qué es una guerra y qué no lo es y si una "zona de exclusión" (no-fly zone) aprobada da como para matar civiles como efectos colaterales y, encima, dudar en pedir disculpas por el "error". Al fin y al cabo, la resolución 1973 da, entre los objetivos de la acción, el de proteger a los civiles. 
Lo que me interesa es la cuestión de los "intereses vitales" de los Estados Unidos. Y no tanto porque, de hecho, si esos son los intereses, las acciones, como dice Kucinich, están llevando exactamente a lo opuesto, a la inestabilidad mayor en la zona y al "barra libre" para otras acciones que se están produciendo de manera simultánea y que tienen menor cobertura mediática (Yemen, Gaza, pero también Egipto y Túnez -¿recuerda que existen?- y, en general, este "mayo del 68" del mundo árabe). Lo que me interesa es el reconocimiento de que son los "intereses" de los Estados Unidos los que cuentan. No los de España o los de los miembros de la OTAN implicados, a no ser que los intereses vitales de España sean gastar dinero en defender los intereses vitales de los Estados Unidos. 
Claro, podrían ser los mismos: la estabilidad de la zona. Pero si Kucinich tiene razón (y creo que la tiene), la participación en la guerra civil libia no produce más estabilidad sino más rechazo a los "Cruzados". Por suerte, el islamismo violento radical (tipo Al Qaeda y semejantes -no todo es Al Qaeda como por fin ya reconocemos-) andaba de capa caída. 
Interesante que una carta que firmábamos varios colegas rechazando la intervención española en esa guerra haya sido rechazada por un periódico "progre" (pero menos) porque no encajaba en su línea editorial y por otro periódico supuestamente más "progre" con el argumento de que eso ya no está en discusión. Como si el tema de la participación en la guerra de Irak se hubiese desvanecido al mes de producirse los primeros bombardeos en la II Guerra del Golfo. En fin, eso hay.
(Añadido el 13 de abril: Me dicen que la dichosa carta ha sido publicada, como "carta al director" y convenientemente recortada, en uno de dichos periódicos y hace unos días. No la he visto, así que no puedo decir si el recorte fue malévolo o cosmético o pragmático)

No hay comentarios:

Publicar un comentario