miércoles, 13 de abril de 2011

España-Alemania

No se trata de fútbol, sino de relaciones económicas. El Finacial Times de hoy trae algunos comentarios y anécdotas a partir de estos gráficos y en torno a los mismos:


Claro. Visto en el aquí y ahora, los alemanes pueden constatar la nueva emigración española, fuga de cerebros para ser exactos, que nada tiene que ver con la mano de obra no cualificada que llegó como Gestarbeiter (trabajadores invitados) en los 60.Y unos pueden decir que hace unos años la economía española crecía más que la alemana y otros pueden decir que, después de la crisis, sucede lo contrario, aunque las diferencias no sean tan grandes como lo fueron en aquellos tiempos. En resumen, conmiseración de "el de arriba" hacia "el de abajo".
Pero, ya se sabe, si debes un millón, estás perdido; pero si debes mil millones el que está perdido es el banco. Si España va mal, se resienten las exportaciones alemanas y, sobre todo, se van a resistir los bancos alemanes, muy expuestos por la deuda española contraída con ellos.
Habrá que recuperar la dialéctica hegeliana de "el amo y el esclavo". Es obvio que las relaciones son mucho más dinámicas y, sí, dialécticas que lo que el mecanicismo automático hace pensar, y en este saco van buena parte de los periódicos y buena parte de la clase política que sólo verá la parte que les interesa en su noble tarea de arrimar el ascua a su sardina.
De momento, el precio de las casas tendría que bajar mucho más y eso será un problema adicional para las cajas de ahorro que verán que dieron hipotecas por un valor muy por encima de lo que ahora valen los bienes hipotecados. Y en eso no hay "amo y esclavo" que valga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario