jueves, 14 de abril de 2011

Apatía política

Los gobernantes de países BRIC que hoy se reúnen en Sanya, en la isla china de Hainan, representan sistemas políticos bien diferentes. 
1. La China, por su lado. Socialismo con rostro chino, capitalismo con rostro comunista, libre mercado bajo el control del Partido, vaya usted a saber. Yin y yang del centralismo descentralizado y de la libertad controlada y el capitalismo comunista. Pero partido único.
2. La India, por otro. Democrática, con un gran partido (el del Congreso) en el gobierno, pero con el siguiente partido (Baratiya Janata) con un machacón fundamentalismo hinduista y una estructura social que revienta las simplezas de los sociólogos que creen conocer "la" sociedad, como si sólo hubiese una. Las castas existen (no he encontrado datos del último censo en el que, por fin, se preguntaba por la casta del entrevistado para saber exactamente cuántos hay en cada una de ellas y poder reconfigurar las cuotas para las mismas en función de su peso real en la sociedad -peso social o peso cuantitativo, eso ya no lo sé-). Y las clases sociales convencionales, también. Y se mezclan. 
3. El Brasil tendría que ser el más sencillo. Democrático, con elecciones costosísimas (parece que son más caras incluso que las estadounidenses, lo cual explica el hambre de los partidos por conseguir dinero para las mismas, sea como sea, corrupción incluida) y con partidos suficientemente claros. Chomsky decía que su sistema favorito para los Estados Unidos era el Brasil, donde alguien como Lula (y ahora como Dilma) pueden ser elegidos y son elegidos, cosa impensable en los Estados Unidos.
4. No tengo datos sobre la apatía política de los ciudadanos de estos tres países y me encantaría compararlos con los que he encontrado referidos al cuarto jinete del encuentro, Rusia. La situación, desde el punto de vista democrático, es desoladora (pero en la línea del desencanto que se encuentra en otras partes con la democracia realmente existente).  Dos tercios de los encuestados reconocen no tener interés por la cosa política y el tercio restante básicamente manifiesta su interés depositando su voto en una urna y poco más. ¿Que por qué no están interesados? Pues porque sí (36 por ciento; en 2007 fueron un 20), porque cualquier activismo sería inútil (20 por ciento) o porque no tienen información suficiente sobre el tema (18 por ciento). En la misma encuesta se constata que el porcentaje de los que creen que la política es una "negocio sucio" permanece inalterado en 2011 comparado  con 2007: en torno al 58 por ciento de los encuestados. Siempre hay un malicioso que añade que este desinterés es provocado por  los que mandan para así seguir mandando. Y seguro que este desencanto incluye a los que piensan que "con Stalin vivíamos mejor". Y es que es una sociedad  bien peculiar. En los tiempos del PCUS, ya tenía una desigualdad de renta superior a la de cualquier otro país comunista y cercana a la de algunos países capitalistas industriales. Ahora, probablemente haya aumentado, como han aumentado el número de hiper-millonarios (más de mil millones de dólares de fotuna) en las listad de Forbes. Eso sí: estos  magnates piensan en el bien del país. Algo es algo.
0. Resulta que los BRIC ya son BRICS porque han incorporado a Sudáfrica y la agenda es de lo más interesante. No tengo información sobre Sudáfrica. Habrá que buscarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario