martes, 29 de marzo de 2011

Cinismo cristiano

Si hubiese dicho "terrorismo islámico", pocos se hubieran extrañado. Sin embargo, no tiene sentido aplicar adjetivos religiosos a sustantivos negativos si con ello se quiere decir que todos los musulmanes son terroristas o todos los cristianos cínicos o que el Islam lleva al terrorismo y la Biblia al cinismo. Pero tampoco tiene sentido el uso de dichas locuciones cuando el origen del comportamiento (cínico, terrorista) no está en la respectiva religión sino en otro tipo de factores.
Parto del supuesto de que los gobiernos "occidentales" (los reunidos en Londres con otros no "occidentales" hasta llegar a 40) son cínicos en el sentido maquiavélico: les importan los fines, no los medios, no tienen amigos sino aliados coyunturales y se mueven por intereses, no por valores. El supuesto puede ser falso, pero lo uso aquí para entender las oscilaciones producidas en lo que, de Hilary a Jiménez pasando por Cameron, han declarado al término de dicha reunión y que es muy sencillo: como todavía no saben quién tiene más probabilidades de vencer en la guerra civil de Libia, están esperando a correr en ayuda del vencedor probable y conseguir el acceso al petróleo. Qatar ya ha reconocido a los insurgentes y va a gestionar su petróleo. Francia supongo que va por las mismas. Italia (el porcentaje más alto del petróleo libio va a Italia) duda. Los Estados Unidos tienen una fuerte oposición interna a la participación en la guerra. 
Mi apuesta es que si los rebeldes toman Sirte (que les está costando más de lo que los medios "occidentales" reflejaban), los "occidentales" (cristianos, por supuesto) correrán en socorro del vencedor, les proporcionarán las armas que hasta ahora han vendido a Gadafi y les darán apoyo financiero general. La resolución 1973 permite todo tipo de interpretaciones.
De momento, los gobiernos de Argentina y de la Venezuela petrolera han rechazado de plano cualquier intervención en contra del régimen de Gadafi como ingerencia en los asuntos internos de un país soberano. Sus razones no tienen por qué ser menos cínicas (cristianas, por supuesto) que la de los cristianos "occidentales": Argentina se sube al carro de Venezuela (que, si Arabia Saudita ha llegado a su "pico del petróleo", sería el primer país del mundo en reservas) y Venezuela se convierte en el Gran Proveedor, con independencia de que su actual gobierno puede ser gato escaldado por los intentos de golpe de Estado apoyados desde fuera (los Estados Unidos, pero también la España del Partido Popular) y que ahora huya hasta del agua fría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario