martes, 1 de marzo de 2011

Bolivia y el mar

En el boletín del Bolivian Information Forum de este mes pasado aparecen las siguientes noticias:
Efectivamente, Bolivia sufre los efectos del aumento de precios de los alimentos a escala mundial. Aquí también hay protestas aunque no incluyen el echar al gobierno.
A pesar de ser productor de gas y, aunque menos, de petróleo, el precio del petróleo ha aumentado para el consumidor, cosa que afecta directamente a los transportistas que también manifiestan su descontento.
Si los costes en general aumentan, los salarios ya no dan para lo que daban y la negociación colectiva pone sobre la mesa la necesidad de los incrementos salariales.
Inundaciones por exceso de lluvia. Si los puntos anteriores tienen que ver, respectivamente, con las crisis alimentaria, la energética y la económica mundiales, este punto tiene que ver con la crisis medioambiental: un año particularmente cálido, deshielo de los glaciares que dan de beber a las ciudades del altiplano y, como en tantos otros sitios, inundaciones que, como suele suceder, son clasistas y afectan más a los pobres.
¿Qué hacer? Agarrarse, como a clavo ardiendo, a los sentimientos nacionalistas, poner plazos para la salida al mar, negar que se hubiese llegado a acuerdos con el gobierno de Bachelet (la prensa chilena fue más explícita que la boliviana en los tiempos del vicecanciller Hugo Fernández) y encontrar un enemigo exterior (Chile en general y, ahora, en particular, Piñera, al que se supone de derechas) que unifique a un país amenazado por dicho enemigo de forma que olvide los puntos 1-2-3 y 4. 
Nunca me había encontrado con una coincidencia tan espectacular. Gracias BIF

No hay comentarios:

Publicar un comentario