jueves, 3 de febrero de 2011

Oriente Medio y Norte de África: utilidad de unas encuestas

El estudio de Gallup que citaba ayer incluía esta tabla con los porcentajes de encuestados que se declaraban satisfechos con su vida y su bienestar:

Me parece que se pueden hacer tres grupos. El primero, que termina con Arabia Saudita, son países petroleros, no democráticos (Kuwait es la excepción), con gobiernos corruptos, pero que mantienen a la población tranquila con el "trikle down", el goteo de la hiper-riqueza de "los de arriba" y con la importación de mano de obra para los trabajos menos deseables (desconozco qué porcentaje pueda haber de economía sumergida en ese campo). El segundo grupo, entre Jordania y Argelia, son países con elementos comunes con los anteriores pero con un peso muy inferior en la geopolítica y en la geoeconomía del petróleo. Finalmente, de Libia para abajo, donde hay dictaduras como las de Libia (que nadie pretende "democratizar" y cuyos líderes confraternizan con el rey de España, sus ministros y ex-presidentes como Aznar) y situaciones como la de la corrupta Autoridad Palestina (las filtraciones de Al Yazira son demoledoras) y las ahora en ebullición como Túnez, Egipto y el Yemen. De Iraq, mejor no hablamos. Queda Marruecos, que tendría todos los números para unirse al trío recién indicado. De momento no lo hace.
Más interesante me parece indagar en esta dirección (economía, política, desigualdad, corrupción) que enzarzarse en disputas teológicas sobre el papel de la religión en estos hechos. Nunca una constante puede explicar una variable: todos de mayoría musulmana (y, en el primer grupo, wahabitas), pero no todos con problemas como los de ahora Egipto con Mubarak mientras Ben Ali ya ha dejado Túnez y las noticias nada dicen sobre qué ha venido después. Es como si sólo existiese Egipto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario