lunes, 21 de febrero de 2011

Los otros delincuentes

Intenté en clase (y era gente que se dedica al márketing puro y duro) explicar cómo se estaba desarrollando la crisis actual a partir de decisiones concretas de personas concretas. Uno de los asistentes me preguntó que por qué no estaban en la cárcel. Le dije que alguno sí (Madoff, que ahora dice que algunos bancos sí que debían de saber lo que él estaba haciendo), pero que la mayoría se iba a ir de rositas. Ahora lo encuentro en Rolling Stone. Casi en los mismos términos en que se me hizo la pregunta, pero con una respuesta todavía más dura: no sólo no están en la cárcel, sino que se está haciendo más por ayudarles y evitar enviarlos al juzgado que por conocer y reconocer sus culpas y hacérselas pagar. Pero ¿quién esperaba otra cosa de este sistema que premia al que compra barato -y abarata a lo bestia la compra- y vende caro -y encarece a lo bestia la venta-? Ninguno de los que me escuchaban tienen poder para hacer tales cosas. Están sometidos a las leyes del mercado (oferta, demanda y márketing). Pero por encima de ellos está una economía que nada tiene que ver con el mercado. Braudel la llamaba "economía capitalista" aunque mejor sería llamarla "economía de los capitalistas". Efectivamente, no sólo se irán de rositas por todo el dolor que han causado, sino que los que sufren tal dolor seguirán eligiendo, en el mejor de los casos de manera democrática, a los que van a defender a estos delincuentes. Podrá haber alguna que otra revuelta, pero no se vislumbra una revolución. Echarse a la calle, sí. Cambiar de sistema, no lo veo probable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario