martes, 1 de febrero de 2011

Egipto-Irán

En el Washington Post se hace una curiosa analogía entre lo que está sucediendo en Egipto con Mubarak y lo que sucedió a finales de los años 70 en Irán con el Sha, donde un gobierno apoyado por los Estados Unidos, armamentista y pro-nuclear, fue echado a la basura por un viejo barbudo armado con cintas magnetofónicas que conocían hasta en los barriadas populares de Dakar donde tomé el té y un traductor me ayudaba. Suponiendo que la analogía sea correcta, de entrada demuestra que no hay nadie divino en este mundo, es decir, nadie es omnipotente. Los Estados Unidos lo era en 1979 y mucho menos lo es en 2011. El divinizarlo sólo sirve para facilitar análisis facilones.
Para complicar las cosas, el gobierno de Irán no está muy feliz con lo que sucede en Egipto. Cuando las barbas del vecino...

No hay comentarios:

Publicar un comentario