martes, 22 de febrero de 2011

Cortesía en política

Y en más campos. Pero ahora se trata del National Institute for Civil Discourse, co-presidido, honorariamente por supuesto, por Bill Clinton y Bush padre. Se trata de un instituto para promover las buenas maneras y el discurso educado en política y supongo que es una reacción a la mala educación, la insidia, la calumnia y el insulto que predomina en el discurso político convencional, que incluye el de palmeros y turiferarios en los medios de comunicación.
No es mala idea, aunque siempre dudo de estas iniciativas que van "de arriba abajo", de las ideas a los comportamientos sin entrar en motivaciones y condicionamientos. Pero sin duda que es mejor que existan a que no existan. Por lo menos sirve para levantar acta de una carencia. Y no solo en los Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario