jueves, 10 de febrero de 2011

¿Cambio de rumbo en Egipto?

Las manifestaciones pueden estar costando al país 310 millones de dólares al día. Supongo que el cálculo de Crédit Agricole todavía no incluye las pérdidas que puede suponer el cierre del Canal de Suez por parte de sus trabajadores en huelga. Pero sólo con las pérdidas en turismo ya hay para un buen pellizco. Y la huelga se añade a las manifestaciones.
Ya no tengo tan claro que la cosa quede en agua de borrajas en la medida en que ya no sólo hablamos de Tahrir en El Cairo y Alejandría sino que el descontento se está extendiendo, aunque una parte de los nuevos escenarios (ante el parlamento, por ejemplo) se deben a que se ha cerrado el acceso a la plaza Tahrir. 
Sin embargo, todavía podría suceder que "fuese y no hubo nada": sigue sin aparecer quien lidere la revuelta (Wael Ghonim no parece un líder) y los revoltosos comienzan a darse vacaciones excepto martes y viernes (día de descanso musulmán). Y comenzamos a saber de manipulaciones muy maquiavélicas, por ejemplo respecto al ataque a los cristianos coptos, que hacen pensar en una "desestabilización programada" que busca que todo cambie para que todo siga igual.
La posibilidad de un golpe de Estado tampoco es unívoca. Puede significar que eso es lo que los militares estaban programando (Mubarak es militar, no se olvide) y puede significar que "hasta ahí hemos llegado". Las acusaciones de que el ejército tortura y ya no sólo se interpone entre los opuestos, no suenan bien.
En todo caso, es obvio que hay miles de personas que valoran la libertad (o el castigo al gobernante que consideran responsable de sus problemas con los precios de los alimentos) antes que el bienestar. Tienen todo el derecho, faltaría más.
Un Islam pacífico. No es eso lo que contaban hasta hace poco los autodenominados islamólogos (es decir, los que han leído el Corán en alguna de sus traducciones y, fundamentalistas ellos, toman al pie de la letra lo que encaja con sus prejuicios antimusulmanes).

No hay comentarios:

Publicar un comentario