miércoles, 22 de diciembre de 2010

No son divinos

Es decir, omnipotentes. Documentos legalmente desclasificados y publicados hoy por el National Security Archive muestran los intentos del gobierno Carter para evitar que Pakistán acabase teniendo el armamento nuclear que ahora tiene. El argumento que usaron los militares pakistaníes es el mismo que ahora usa el gobierno de Ahmadineyad: nadie tiene derecho a meterse en nuestras cosas y a decirnos qué tenemos que hacer y qué no; si los vecinos tienen la bomba (la India), y estamos enfrentados con ellos, la mejor forma de hacer inútil tal bomba es que nosotros la tengamos.
El argumento es comprensible. Si sólo un país tiene armas nucleares, su amenaza es creíble. Así fue con los Estados Unidos en Hiroshima y Nagasaki, aquel genocidio impune. Pero cuando ambos enemistados disponen de tal instrumento, las armas nucleares generan un bloqueo de comportamientos: nadie se atreve a usarlas porque la respuesta del otro llevaría a la "destrucción mutua asegurada" (MAD en inglés, es decir, locura). Si uno la tiene, puede amenazar con utilizarla; si los dos las tienen, ya no se atreven a amenazarla. 
Israel tiene armas nucleares y puede amenazar con ellas a sus vecinos. Irán quiere tener armas nucleares para hacer inútiles las armas israelíes y porque "nadie tiene derecho a meterse en nuestras cosas y decirnos qué tenemos que hacer y qué no", mucho menos los que incumplen sistemáticamente el Tratado de No Proliferación que han firmado como lo ha firmado los Estados Unidos y no lo ha firmado Israel. Irán, por cierto, sí que lo ha firmado.
¿Donde está la diferencia entre Pakistán e Irán? Pakistán acabó siendo apoyado por los Estados Unidos como los Estados Unidos apoyaron la nuclearización de la India (la cosa, según cuentan, se complicó al principio y ahora). Pero business is business, y el gobierno estadounidense apoyó en su momento, cuando el Sha estaba en el poder persa, que Irán se nuclearizase en lo energético, aunque intentaron que no lo fuese en lo armamentístico. Lo dicho, business is business, la pela es la pela. ¿La diferencia, entonces? Israel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario