martes, 28 de diciembre de 2010

Mercenarios

Un informe demoledor, escrito desde el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre los Mercenarios, sobre qué están haciendo las empresas privadas pero legales de violencia. O, mejor dicho, actividades privatizadas de violencia más o menos indiscriminada.
Como se sabe, hay muchos tipos de violencia combinando estos elementos: legal, legítima, estatal y privada. La definición tradicional de Estado era la de detentador de la violencia legítima. Pero podría ser también ilegal (la del Estado y sus cloacas) o podría ser privada (es decir, subcontratada mediante "outsourcing").
Total, que la violencia practicada por estas empresas es diferente de la violencia ilegal privada, pero no por ello menos ilegítima en muchos casos o incluso ilegal tout court. Detenciones arbitrarias, torturas, desapariciones, ejecuciones sumarísimas...
Claro que, al ser empresas privadas (pagadas con dinero público, eso sí), no se le puede pedir cuentas al Estado por estos desmanes (en Falluya ha habido más muertes por cáncer, leucemia y mortalidad infantil que en Hiroshima y Nagasaki, los otros genocidios). Como truco, es bueno, eso de subcontratar. Pero asqueroso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario