martes, 23 de noviembre de 2010

Justas reivindicaciones

Los buenos prestidigitadores consiguen que miremos justo lo que es irrelevante. Por ejemplo, agitan una mano para que no miremos lo que está haciendo con la otra. Aplico ese principio a la política y me levantan sospechas de prestidigitación que la presidenta Kirchner vuelva a reivindicar la Malvinas (lo hizo el sábado, en el Día de la Soberanía Nacional). Cuando lo hicieron, en 1982, los militares de la Junta argentina pudo haber sido algo parecido, sólo que entonces hubo muertos. Las "recuperaciones intermitentes" son sospechosas. Como el ataque de Reagan a Granada (la isla, no la ciudad) al año siguiente, para "defender a unos estudiantes estadounidenses", tuvo todos los ingredientes de maniobra distractiva para asuntos presupuestarios internos.
Lo que ya no tengo claro es si se aplica el principio de la prestidigitación al asunto del Sáhara y Marruecos. Que el gobierno de Marruecos ha practicado la "reivindicación intermitente" es claro con Ceuta y Melilla. Pero que un representante del Frente Polisario diga ahora que podrían volver a la guerra me deja perplejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario