lunes, 11 de octubre de 2010

Estado judío y democrático de Israel

Un Estado étnico al que sus ciudadanos no judíos (aunque no nacionales) deberán prometer lealtad. Así lo aprobó ayer la mayoría del consejo de ministros a la espera de lo que diga el parlamento (Knesset). Conviene saber que los palestinos que tienen la “ciudadanía” (ezrahut) israelí no tienen la “nacionalidad” (le’um) que se reserva a los judíos, en esa pretensión de que el Estado de Israel sea un Estado Judío. La decisión de ahora añade sal a la herida y confirma el temor a la "etnicización" de un Estado y, por tanto, su situación contradictoria con la democracia que se autoadjudica.
Obsérvese, de todos modos, que algunos ministros votaron en contra y que hay un rechazo en Israel a tal propuesta por parte de representantes de otros partidos políticos (por supuesto, de los palestinos, pero también no-palestinos como Kadima). Pero son precisamente los partidos minoritarios los que, al tener la balanza del poder en sus manos, imponen decisiones irresponsables como esta. Son los mismos partidos que, junto al Hamás excluido de las conversaciones "de paz", hacen tan difícil la paz en ese territorio.

2 comentarios:

  1. Me cuesta entender este tipo de actuaciones desde el gobierno israelí pues alimentan las comparaciones entre el sistema político de Israel y la Sudáfrica del Apartheid (no soy el primero que lo ha dicho, ni siquiera en Israel). Hacia el interior del Estado porque distinguen niveles de ciudadanía por motivos étnicos. Cuando no se reconoce el estado palestino, porque al final la situación "de facto" es que existe un solo estado, pero con personas en Gaza y Cisjordania que no cuentan con derechos civiles -voto, pasaporte, ciudadanía, etc- (ni los otros).
    En definitiva, Israel con estas medidas pierde legitimidad y puede encontrarse en el medio plazo con problemas similares a los de aquella sudáfrica.
    La defensa de los derechos humanos no está para echar cohetes, pero hasta China (el aspirante a potencia económica mundial) o Sarkozy (el país de la igualdad, la libertad y fraternidad y los derechos "del hombre")reciben sus toques de atención y, ciertamente, Sudáfrica tuvo una importante presión internacional.

    ResponderEliminar
  2. Lo de "apartheid" está en el título del libro de Jimmy Carter. Y no hacen más que remacharlo, aunque se ofenden si alguien lo dice y lo tachan de "antisemita".

    ResponderEliminar