jueves, 30 de septiembre de 2010

Too big to fail

Se me escapan los matices del inglés, pero entiendo que la frase tiene dos sentidos: que algo es demasiado grande para caer y que algo es demasiado grande para dejarlo caer. Se usó con los bancos en los Estados Unidos para justificar su "rescate bancario" y se vuelve a usar ahora en Irlanda a propósito del Anglo Irish nacionalizado y es en boca de un ministro: si cae el Anglo, cae Irlanda. Toda.
Por lo visto, son las dos caras de la moneda: bancos demasiado grandes para dejarlos caer y, por tanto, objeto de todo tipo de ayudas... que aumentarán el déficit público que tendrá que financiarse con deuda que podrá ser objeto de ataques más o menos especulativos que llevarán a lo que ha llevado a Portugal, según cuenta EFE:
Portugal anunció hoy nuevas medidas de austeridad para reducir el déficit público que incluyen aumento del IVA, del 21 al 23%, rebaja del 3,5 al 10% del salario de los funcionarios, congelación de pensiones y recortes de gasto e inversión estatal.
Que es exactamente lo mismo que había hecho el gobierno de España, una vez caído del caballo de las burbujas inmobiliarias y financieras. Cajas de Ahorro y Bancos demasiado grandes (en su conjunto) para dejarlos caer, objeto de ayudas y no sólo para las fusiones de Cajas, fin del superávit, problemas con la deuda y aviso a navegantes, hoy mismo, después de la huelga contra esas medidas, por parte de Moody's. Por lo visto, hay que apretar más las tuercas y no hacer caso a los sindicatos convocantes.
Ninguno de los tres países es Grecia, pero los cuatro componen el eslabón más débil de la cadena del euro, que es uno de los aspectos geoeconómicos del asunto, visibles hasta para mí.
Curiosa situación provocada por el sector financiero enloquecido al que no se le puede dejar caer y en cuyo altar hay que sacrificar a los más débiles que nada han tenido que ver con el problema, excepto pagar los platos rotos del desempleo, la inseguridad y el malestar.
Me permito repetir un esquemita de lo sucedido, separando por una línea lo externo y lo interno a los PIGS y recordando el peso que los Estados Unidos tienen en el FMI y en las agencias de calificación. La pregunta está en el círculo inferior derecha: quiénes ganan en esto y qué puede hacerse para reducir su papel en todo esto, si es que puede hacerse algo. Porque no es un "país" el que gana o pierde, digan lo que digan los ministros. Ganan grupos concretos que, si son "los de arriba", estarán internacionalizados (eso sí que es una Internacional) y, si son "los de abajo", estarán bajo el opio del nacionalismo y sus Internacionales serán más retóricas que reales.

Obsérvese, de paso, el círculo vicioso entre deuda y dudas y el papel que en ambas tienen las agencias de calificación, según me parece. Pero el que gana, gana. Y es de eso de lo que habría que hablar aunque me falten todos los datos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario