martes, 14 de septiembre de 2010

Negociaciones de paz

Hay casos en los que el deseo de paz y de acuerdo es evidente y en el que los representantes políticos de las partes en conflicto intentan negociar. Ni así es fácil ya que, en ambas partes, hay sectores que desean la "victoria final" cueste lo que cueste y plantean objetivos dignos de mayo del 68: seamos realistas, pidamos lo imposible. Con ello las negociaciones colapsan por un lado o por otro, dejando frustrados a los negociadores y a quienes representan. Y así, hasta la próxima en la que el deseo de paz y de acuerdo volverá a impulsar a los representantes a intentar negociar en el conflicto mientras los sectores extremistas de cada lado llegan incluso a decir que no hay conflicto ya que toda la razón está de su parte. Que lo que hay es violencia por parte de los contrarios que lo que tienen que hacer es darles la razón, reconocer que  están equivocados y rendirse, que esa es la versión de la victoria final a la que me refiero.
Podría estar hablando de ETA y los hiper-españolistas, pero estoy pensando en las negociaciones de paz entre el gobierno israelí y el gobierno de Cisjordania (que no de Gaza). Por supuesto que son conflictos inconmensurables, con lógicas diferentes e historias distintas. Pero tienen elementos en común. Como bien se sabe, todo es comparable. Cuando se dice que un huevo no tiene nada que ver con una castaña se está diciendo una verdad, pero se olvida que hay variables con las  que se pueden comparar: el peso, por ejemplo. Lo mismo sucede con conflictos distintos y distantes. Comparar, además, no significa que TODO lo que se dice de un lado sirva para el otro.
A veces las encuestas sirven de ayuda para entender qué está sucediendo. Cierto que la opinión mayoritaria o minoritaria en un territorio no significa que sea la aceptada o rechazada mayoritariamente por las fuerzas políticas en liza. Puede haber enormes  mayorías en un sentido y, sin embargo, haber partidos minoritarios situados en posiciones de poder estratégicas que hacen que los deseos de las mayorías no se cumplan.
He encontrado este  excelente trabajo recogiendo encuestas en territorios palestinos, israelíes y en ambos. Dejan muy claros los deseos de paz en todos ellos, pero también muestran lo que en un sitio se ve como importante y en otro no. Véanse:

(a) Temas prioritarios para ambos:
(1) Acuerdos sobre el futuro de Jerusalén
(2) Gestión de los Santos Lugares
(b) Temas prioritarios en Israel, pero no en Palestina:
(1) Seguridad para Israel
(2) Derechos sobre los recursos naturales
(c) Temas prioritarios en Palestina, pero no en Israel:
(1) Estado independiente y soberano para Palestina
(2) Derechos de los refugiados
(d) Temas secundarios para ambos:
(1) Acuerdo sobre las fronteras entre Israel y Palestina
(2) Asentamientos en los territorios ocupados


Pero el trabajo, en su brevedad, no tiene desperdicio. Muchos esperan que los Estados Unidos se involucre en favor de la paz, aunque cada lado los percibe como partidarios de sus propios contrarios. Porque también deja claro cuántos se oponen en un caso o en otro a lo mayoritario y cómo se ven las evidentes  dificultades para lograr la paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario