viernes, 17 de septiembre de 2010

Más Tea Parties

Soy de los que se toma en serio las aparentes excentricidades del Tea Party en los Estados Unidos. Allí mismo, al ver que van sacando candidato tras candidato en las primarias para las elecciones de este noviembre, las de "mid term", se empieza a levantar cierta preocupación o porque puede convertirse en un tercer partido que reste votos a los republicanos, con lo que ayudaría al triunfo demócrata en las presidenciales de 2012 o porque pueden acabar controlando la agenda del partido republicano en términos de impuestos, religión, costumbres, políticas sociales, inmigraciones y hasta racismo (aunque esto último seguro que lo atenúan de cara a las elecciones: hay que buscar votos donde los haya y no ahuyentarlos con ideas que les asusten).
Lo del tercer partido no es en broma: hay demanda en la sociedad estadounidense para tal cosa según cuenta Gallup:

Ahora soy yo el que se asusta al ver que Foreign Policy proporciona los nombres de otros "tea parties" que andan sueltos por el mundo. Desde el Japón (el xenófobo Seitokukai al que ya me he referido aquí en otra ocasión) pasando por el Partido de la Libetad holandés, el Tea Party británico o el Partido del Progreso noruego. Sin duda que se trata de situaciones muy diferentes las unas de las otras, pero también es cierto que un cierto tufillo a te (verde, negro) se siente por otras partes del mundo. 
Nada más lejano a mi deseo que se consolide esta pequeña ola  y se convierta en un aluvión y, de ahí, en un tsunami.
Insisto: no son frikis y no me parece que sea una moda pasajera. Frente a ello? Menos Bolonia en las universidades, más información contrastada (no basta "buscar en google"), más evaluación de las fuentes, mayor peso del raciocinio, un mínimo de capacidad para la empatía, menos periodismo de exaltación. En fin, lo de siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario