martes, 21 de septiembre de 2010

Elecciones suecas

Hay hoy un editorial sabroso sobre los resultados de las elecciones suecas que publica el diario Le Mondea propósito de la entrada del partido xenófobo e islamófobo en el parlamento y el peor resultado histórico de la social-democracia. Interesante porque intenta comprender las reacciones del electorado sueco ante el fenómeno de la inmigración, los problemas del Estado del Bienestar (fraudes, costes, mala gestión) y el agotamiento de la izquierda anclada en la trilogía educación, salud y jubilación.
Mejor intentar entender qué está pasando exactamente y no sólo en Suecia que salir a la calle a protestar porque un partido ha obtenido un determinado número de escaños votados por conciudadanos libres. Podrá no gustar, pero esos son. 
La crisis es un buen caldo de cultivo para estos Tea Party todavía minoritarios. En todo caso, es la tormenta perfecta para el hundimiento de lo poco que queda que se pueda llamar izquierda en la Unión Europea. Si es que queda algo.
La autodenominada "verdadera izquierda" no es que funcione mejor que esta "izquierda-que-pone-en-práctica-políticas-de-derechas" tipo PSOE en España. 
El caso es que las derechas se presentan como salvadoras de la debacle producida por la izquierda, cosa esta última harto dudosa: la debacle la han producido otros. Y no hacen brindis al sol como sacar la tasa Tobin. Las derechas ofrecen seguridad, que es lo que las izquierdas (verdaderas o asimiladas) no saben ofrecer. Si esa seguridad es verdadera o falsa, está por ver. Y se verá. Y tanto que se verá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario