miércoles, 29 de septiembre de 2010

El hambre no hace huelga

En el año 2000 hubo unas tremendas inundaciones en Mozambique. Desde una ong española se estableció contacto con su contraparte mozambiqueña interesándose sobre posibles ayudas. Desde Mozambique contestaron que no enviasen nada mientras las aguas estuviesen altas y que se esperasen para que bajasen las aguas, que es cuando necesitarían semillas para recuperar la producción. El problema es que, cuando bajaron las aguas, ya no había "foto humanitaria" para enternecer los corazones de los donantes, pero se llevaron alimentos (no semillas), muchos de los cuales se estropearon por no poder ser distribuidos. Demasiados a lo que parece.
Anteayer escuché a un cargo público dedicado precisamente a la llamada "cooperación" decir que en este momento Mozambique dependía en un 75 por ciento de la ayuda alimentaria exterior. No he podido contrastar el dato pero sí sé que:
  • a principios de mes hubo en Maputo manifestaciones duramente reprimidas por el aumento del precio del pan (en parte, debido a las inundaciones en Rusia que ha cerrado sus exportaciones y ha hecho crecer el precio del trigo mundial)
  • que el país se muestra incapaz para producir semillas suficientes, con lo que su "dependencia alimentaria" está en máximos.
No puedo saber si la mala ayuda proporcionada hace 10 años está detrás de la mala situación actual. Si de aquellos polvos vinieron estos lodos. Pero no es una hipótesis a descartar así porque sí, por la mera gana de defender lo indefendible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario