jueves, 2 de septiembre de 2010

El ambientalista escéptico

Eso se llama ciencia: se defiende una hipótesis con uñas y dientes hasta que los datos obligan a cambiar de idea. Así de sencillo. Y este es un buen ejemplo de científico... a no ser que alguien salga diciendo que ha sido comprado por los apocalípticos del cambio climático. Que es una hipótesis a mantener abierta a no ser que se sea un ferviente creyente religioso de una u otra opción extrema: hay y no hay. Cuando, en mi opinión, el problema es otro: el de la esperanza matemática de saber qué probabilidad hay de una cosa u otra, multiplicada por la ganancia o pérdida para el conjunto de la Humanidad o para los que financian un extremo u otro. Tampoco se excluye la hipótesis de que se trate de una maniobra para aumentar las ventas de su próximo libro. De todo hay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario