viernes, 3 de septiembre de 2010

Al-Quds

Nasrallah (Hezbollah, Líbano) y Ahmadineyad (Irán) han coincidido en esta jornada de Al-Quds (Jerusalén), viernes antes del fin del Ramadán, fiesta instaurada hace 30 años por Jomeini en solidaridad con el pueblo palestino. Ambos coinciden en que las conversaciones Netanyahu y Abbas, con o sin el patronazgo de Obama, nacen muertas. He leído la noticia después de ver ya empezado un reportaje en televisión sobre Jerusalén ("Los entresijos de la Ciudad Santa"), uno de los temas conflictivos. Al ver las tonterías que pueden hacer ortodoxos griegos, armenios y católicos en torno al templo del santo sepulcro, me he sonreído ante la estupidez humana. Pero no me he sonreído al oír lo que los fundamentalistas judíos dicen ni cómo reaccionan los árabes en el Estado de Israel. La cosa, si he entendido bien al ver qué dicen los políticos de fuera del Estado de Israel y qué piensan los de dentro, es que la paz va a tardar mucho, mucho tiempo. Me ha confirmado esa idea que tenía de que la legitimación de unos y otros es "la historia con nosotros". Los musulmanes dicen que la mezquita de la Roca es suya desde hace 1.300 años y los judíos dicen que ellos estuvieron antes. Pero los filisteos podrían decir que ellos ya estaban cuando los judíos llegaron desde Egipto (si es que tal cosa es histórica). Y seguro que los judíos tienen una contrapropuesta que desconozco, pero la hay, seguro. Y así sucesivamente.
El nacionalismo religioso de algunos judíos no es fácil de llevar a una mesa de negociación. La fe no es negociable. Y a Hamás, tampoco es fácil llevarlos a una mesa de negociación y menos cuando el que representa a los palestinos es el que perdió unas elecciones que el "democrático" Occidente no quiso reconocer. El lado oscuro de las religiones cuando legitiman, desde lo absurdo, lo imposible.
Encima, "los palestinos no pueden ganar y los israelíes tienen poco que perder", así que... el lobby judío presionará al "establishment" estadounidense, en particular al debilitado Partido Demócrata, "fuese y no hubo nada".

No hay comentarios:

Publicar un comentario