martes, 31 de agosto de 2010

El éxito de Iraq

Éxito debe de estar relacionado con salida, pero el caso es que, supuestamente, las operaciones militares terminan hoy allí. Ya sólo quedan, como conté, 50.000 docentes y entrenadores que compaginan tal tarea con la de ser militares y miles de "contractors" que no son docentes ni entrenadores sino que practican, como sucedió con Blackwater, el "primero dispara y después pregunta" sin que por ello ningún gobierno pueda ser acusado de complicidad: son empresas privadas. Ideal.
Ahora vienen algunas evaluaciones algo menos visibles. Tienen foto, pero los periódicos no creo que se acerquen a recoger algunas tomas que después ni prensa ni televisión va a publicar. Es mucho más simpático ver cómo los soldados vuelven a casa, besan a los familiares, toman a sus hijos en brazos y todos lloran. Lo que dejan es secundario (lo que importa es el discurso de hoy). A pesar de ello se sigue discutiendo cuántos muertos civiles iraquíes ha producido la ocupación (más de 100.000 en cualquier caso) y en qué condiciones está el país en luz, agua y saneamiento comparándolo con lo que había antes de la ocupación. Pero hay cosas que dejan que sí tendrían foto:
A $40 million prison sits in the desert north of Baghdad, empty. A $165 million children's hospital goes unused in the south. A $100 million waste water treatment system in Fallujahhas cost three times more than projected, yet sewage still runs through the streets.
Son tres ejemplos de dinero aparentemente tirado a la basura (y son muchos millones de dólares). El dinero desperdiciado se calcula en 5.000 millones de dólares (que ya es dinero, ya), aunque "sólo" representa un 10 por ciento de todo el dinero dedicado a la "reconstrucción" (sin contar costes de seguridad y el coste de la operación militar). Eso sí, dicen que ese dinero era para ganarse la simpatía de los iraquíes y para que no se inclinasen hacia los insurgentes, brigadistas y bandidos que pueblan el país... gracias a la ocupación.
El artículo que cito da numerosos ejemplos de este derroche y emerge la sospecha sobre los beneficiados. Porque tiene que haberlos, sobre todo cuando se gana una licitación con un presupuesto y después se incurre en enormes sobrecostes o cuando la licitación no es tal sino que es una concesión a dedo. Y la respuesta es fácil: empresas estadounidenses (se cita a Halliburton, con la que está vinculado el ex-vicepresidente Dick Cheney) se han embolsado muchos millones extra.
Pido disculpas por mi insistencia en el tema (nunca mejor dicho lo de tema) de Iraq, pero es que, lo mire como lo mire, me da mucha vergüenza y no tengo otra forma de gestionarla que contarlo. Supongo que habrá alguna empresa española entre las beneficiadas. Si no, no me explico dónde están los "beneficios que no se pueden imaginar hoy en día" que Jeb Bush, hermano del entonces presidente Bush y gobernador de Florida (de donde vino el primer triunfo electoral o pucherazo de George W.), prometió a los españoles en general y al "presidente de la república" José María Aznar si se metían en la guerra. Los de Aznar ya se van conociendo (y vaya con los millones de Blair). Los de las empresas no los he visto por ninguna parte, aunque supongo que existen. Pero la lógica del asunto es impresionante.
Y me temo que lo de Afganistán es todavía peor. Supongo que la sra. Obama no se habrá encargado de trasmitir esos "beneficios incalculables" a quien corresponda aprovechando su estancia en España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario