sábado, 10 de julio de 2010

Hay gente pa' to'

Y yo que creía que lo más estúpido que se podía pensar eran los programas de cotilleo y salsa rosa de las televisiones... Léase esta enternecedora historia de una pareja china en la que ella le había prometido a su pareja que se quedaría embarazada si ganaba Alemania en el mundial. De momento, se quedan sin embarazo deseado (otra cosa es que tengan algún error táctico, porque la estrategia es evidente).
Junto a eso, ver a un miembro de una familia real europea soplar por una vuvuzela me añade entusiasmo por nuestras élites de sangre y presupuesto.
Mi propuesta es regalarles una vuvuzela a los dos chinos para que hagan con ella lo que mejor les parezca o plazca.
¿Acabarán llevándose las vuvuzelas a las misas de boda? ¿Se aceptarán en el parqué de la Bolsa de Madrid? ¿Quedarán excluidas por alguna Convención de Ginebra por considerarlas armas de destrucción masiva? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario