miércoles, 21 de julio de 2010

Derrame de petróleo


Este tiene menos cobertura en los medios: se trata de la explosión de un conducto de petróleo ocurrida hace casi una semana y cuyos efectos contaminantes han alcanzado al mar (12 kilómetros de costa, 50 kilómetros cuadrados contaminados). Se ha producido en la subprovincia de Dalian y lo cuenta el People's Daily online, de donde tomo la foto
No es para ponerse apocalíptico y temer una explosión de gases en el subsuelo marino como las que aniquilaron especies enteras en el pasado remoto. Ni el fin de la pesca en el Mar de China. Pero sí, al margen del daño hecho al turismo local y del optimismo tecnológico con los microorganismos "come-petróleo", para darse cuenta de cómo la sed insaciable de un producto cada vez más escaso y más caro de extraer como es el petróleo lleva a que las empresas abaraten costes en seguridad. Algo así como en el Golfo de México. Lo que no sé, en este caso de la China, si se trata de una empresa pública o privada. De las dos hay en la China comunista y muy bien situadas en los "ranking" de las empresas petroleras. No es que la propiedad sea importante. Eso lo dejo para Proudhon, que en paz descanse. Es el control y la capacidad de decisión lo que cuenta. Y el encontrarse por encima del bien y del mal.
(Añadido el 22: Le Monde cuenta que se trata de 1.500 toneladas de petróleo derramadas en el mar Amarillo. Pero lo cuenta. Mientras, la tormenta se acerca al Golfo de México y habrá que abandonar las tareas de protección y limpieza)

No hay comentarios:

Publicar un comentario