miércoles, 19 de mayo de 2010

Unificar la yihad

Un artículo en Foreign Policy intenta explicar por qué están aumentando los ataques de tipo terrorista en los Estados Unidos por parte de ciudadanos estadounidenses aunque su origen pueda estar en países que, en la actualidad, el ejército de los Estados Unidos no ejerce el papel de fuerza ocupante como hace en Iraq o Afganistán. Una de las respuestas (que no he acabado de entender, todo sea dicho) es que Al Qaeda estaría siguiendo en su porfía por unificar la yihad hasta convertirla en una yihad global en torno a Al Qaeda que no transigiría con otras posiciones sino que trataría de atraerlas a la propia. 
Es una de las traducciones de yihad  (guerra) y no soy quien para discutirla (otros la traducen como la obligación de todo musulmán de luchar por extender la fe del Islam, proselitista como tantas otras religiones). Pero lo que me hace asentir es otra cosa. Si ese intento de "unificar la yihad" es real (cosa siempre discutible mientras las fuentes sean tan etéreas), significa:
1.- que todavía no se ha producido, no hay de momento una "yihad unificada" ni bajo Al Qaeda ni bajo nadie,
2.- y que, por tanto, es incorrecto atribuir a Al Qaeda todo lo que sucede en una determinada dirección: estamos ante hechos muy dispersos y heterogéneos (la insurgencia maoísta particularmente activa estos días en la India tiene poco que ver con el Al Qaeda en el Magred Islámico, antiguo FIS argelino, y sus secuestros político-económicos, organización "franquiciada" a La Base, adoptando incluso el nombre).
Añado: Todo lo que se haga por magnificar a Al Qaeda, objetivamente está colaborando con ese posible intento de "unificación" ya que le hace una propaganda tal vez no merecida, pero propaganda al fin y al cabo. El "efecto demostración" del acto terrorista es, entre otros aspectos, el de convertirse en un banderían de enganche para que los insatisfechos, avengonzados, ofendidos, marginados, maltratados encuentren a quién dirigirse y con quién luchar contra los percibidos como causantes de la propia situación.

2 comentarios:

  1. Si me echan al monte viviré como las cabras, de hecho no sabía que era una cabra hasta que me vine a vivir al monte.
    La exclusión tiene sus señas de identidad, creo.

    ResponderEliminar
  2. Ni quito ni pongo rey, ya que es obvio que hay musulmanes fanáticos (como los hay de muchas otras religiones). Pero magnificar a sus facciones minoritarias tiene el efecto de aumentar sus adeptos gracias a la publicidad, que es una de las cosas que se pretende con el terrorismo del tipo que sea. Y si marginas, generas frustración; y la frustración produce agresividad; y ya la hemos montado si alguien ofrece un objeto creíble sobre el que descargarla.

    ResponderEliminar