lunes, 10 de mayo de 2010

Tehrik-e-Taliban

Parece que nos encontramos en una transición a la hora de achacar los males del mundo mundial a Al-Qaeda. Hace unos meses, lo más probable habría sido que el fallido atentado de Times Square en Nueva York se atribuyese a Al-Qaeda y no se harían esperar las intervenciones, hasta en los periódicos españoles, de sospechosos de practicar la "voz de su amo" achacando el caso a los de Bin Laden o, de todas maneras, explicando lo mucho que sabemos sobre dicha Base. Ahora, una vez recibidas las instrucciones pertinentes, escribirán explicando lo mucho que sabemos sobre los talibán y lo presentarán como una fuerza homogénea y terrible, cargada de fanatismo, fundamentalismo y misoginia, que nunca ha tenido nada que ver con los Estados Unidos en Afganistán en tiempos del gobierno comunista y la entrada del Ejército Rojo para defender fraternalmente a sus camaradas. Perdón por el sarcasmo: tendríamos que recordar que fueron entrenados y casi fomentados por los Estados Unidos e Inglaterra  cuando ideológicamente eran como son y que, en la actualidad, son un conjunto de fuerzas dispersas tan fanáticas, fundamentalistas y misóginas como cuando eran aliados anti-comunistas.
Ahora el gobierno Obama (lo que llaman la "administración estadounidense") dice que el fallido atentado ha sido cosa de un grupo pakistaní-afgano, talibán por supuesto, eso sí, con "evidentes" lazos con Al-Qaeda y que quería desde hace tiempo tener una actuación en los Estados Unidos.
Como todavía no soy la "voz de su amo" (no me han ofrecido suficiente dinero o prestigio a cambio), tengo que dudar de esta adjudicación de culpas. El caso anterior, el del igualmente fallido intento de hacer volar un avión, coincidió con los escarceos con el Yemen y, rápidamente, se encontraron lazos entre el inculpado y los campos de entrenamiento del Yemen, por supuesto de Al Qaeda. Ahora se queda en "lazos" organizativos que, de ser algo, serían como el franquiciado Al Qaeda en el Magreb Islámico (antiguo FIS argelino, anterior a Al Qaeda). Pero me hace pensar que estamos cambiando de enemigo. Los asesinatos de civiles por parte de aviones sin piloto estadounidenses ("drones", teledirigidos)  en la frontera afgano-pakistaní no tienen nada que ver con este posible atentado fallido.  Cincuenta civiles muertos  por cada militante. Eso, nuestros expertos en el tema no lo tienen entre sus posibles asuntos a tratar.
(Añadido el 11 de mayo: Bellísimo el modo con que se plantea en Foreign Policy a propósito de los campos de entrenamiento jihadistas (o terroristas, como se dice en el artículo). Según éste, Al Qaeda ya no sería lo que fue, y ahora practica el "outsurcing" en organizaciones como Tehrik-e-Taliban Pakistan y Lashkar-e-Taiba. Prefiero llamarlos "franquicias", pero no es mala idea la del "oursurcing". En ambos casos, Al Qaeda sigue existiendo como actor principal, pero en "oursurcing" mantiene la iniciativa mientras que si son "franquicias" la iniciativa la toma el franquiciado, no el franquiciante).
(Y añadido el 15 de mayo: la idea de que si te bombardean aviones teledirigidos que causan muchas muertes civiles, igual tienes algún motivo para sentirte agresivo, la he encontrado en fuente estadounidense también)

No hay comentarios:

Publicar un comentario