martes, 11 de mayo de 2010

Recurso a la mano dura

La criminalidad, en muchas ciudades, está en alza. La reacción habitual es pedir más policía, endurecimiento de las penas, más vigilancia y más cárceles punitivas y no para la reinserción. Sin embargo, el problema podría verse de otra forma: en la medida en que si en una ciudad o área metropolitana las necesidades básicas de sus habitantes estén más satisfechas, la probabilidad de encontrar criminalidad disminuirá. Por lo menos es válido para los Estados Unidos, país en el que la idea de "mano dura" suele aflorar con cierta frecuencia (tolerancia cero, tres golpes y estás dentro y demás eslóganes por parte de políticos buscando votos de los que desean "mano dura" vengativa). Los datos de Gallup van en esa dirección. Y para hacerse una idea de qué entienden por necesidades básicas, ahí va el mejor y el peor clasificado en dicha porfía:


No está muy claro que esa medición sea válida para todo el mundo mundial ni que la relación que encuentra Gallup entre satisfacción de esas necesidades y baja criminalidad sea correcta y no implique otro tipo de variables no consideradas directamente, como la desigualdad de rentas o incluso el nivel de pobreza o el riesgo percibido de caer en ella. 
Lo del otro tipo de variables se refiere a la existencia de otros asuntos que explican simultáneamente la satisfacción de necesidades y la criminalidad. Es algo así como la relación establecida entre tráfico rodado y nivel de las mareas en algunos puentes estadounidenses: hay una tercera variable y es la hora (punta y de las mareas). O la que había en las Españas de los años 60 entre el número de cigüeñas y la tasa de natalidad del municipio que podría hacer pensar que las cigüeñas traen a los niños (de París o de donde sea), lo cual parece ser que es erróneo: la tercera variable era rural-urbano, con más cigüeñas y más natalidad en el campo y menos en la ciudad. 
En cualquier caso, el dato de Gallup hace abrigar algunas dudas sobre la eficacia de la política de "mano dura" (vengativa) incluso para fenómenos más visibles como puede ser el terrorismo. Una cosa es querer terminar con tal lacra y otra muy distinta vengarse de sus desmanes. You choose.

No hay comentarios:

Publicar un comentario