lunes, 31 de mayo de 2010

Muertos frente a Gaza

Las versiones pueden ser muy diferentes. Desde el ataque a barcos indefensos para impedir la entrega de ayuda humanitaria hasta la respuesta inevitable por parte del ejército israelí ante la violencia extrema de los activistas anti-judíos. El hecho es que han muerto más de 10 personas en aguas internacionales a manos del ejército israelí. Con o sin atenuantes, todo parece indicar que se trata de un delito. No sé si contra la humanidad. Pero que hace preguntarse "hasta cuándo la impunidad de Israel", visto el récord de resoluciones de Naciones Unidas incumplidas por el Estado de Israel.
Las reacciones son también variadas. Desde el primer ministro turco, Erdogan, el promotor de la "Alianza de civilizaciones" que patrocina Naciones Unidas (no Zapatero), que prevé consecuencias "graves", hasta las amenazas de Hamás en el sentido de sus posibles ataques a embajadas israelíes en el mundo. Es la reacción menos aconsejable: asumen un protagonismo que se debería dejar a los pasajeros de la flotilla atacada y a sus respectivos gobiernos, si es que estos últimos se atreven a hacer algo al margen de lo que les ordene el de los Estados Unidos. También el presidente de la Autoridad Palestina ha reaccionado: tres días de luto. No es mucho: quizás es que están acostumbrados a vivir con la muerte.
Me cuesta entender las razones de los disparos como me cuesta entender que se niegue ayuda humanitaria al apartheid de Gaza o que se niegue a los sionistas el derecho a tener un territorio sobre el que construir un Estado (mejor sería que no fuese un estado solamente judío y que fuese ajeno a las clasificaciones "raciales", lingüísticas o religiosas, pero visto el ejemplo de Arabia Saudita, tampoco se pueden pedir peras al olmo).
Todavía no he visto las reacciones del gobierno de los Estados Unidos. Es probable que se hayan producido y yo no haya sido capaz de encontrarlas o puede ser que guarden un calculado silencio para ver si la cosa se va calmando como está sucediendo con el buque hundido en las Coreas.
¿Probable? Que "fuese y no hubo nada", que el conflicto internacional se vaya calmando, que no haya más reacciones innecesarias (y en mi opinión, como he dicho, equivocadas) de Hamás al respecto... y que las terribles condiciones en que se desenvuelve la vida cotidiana de los pobres de Gaza no tengan el más mínimo alivio hasta que se mueran todos y quede el territorio libre para su ulterior ocupación.
Tal vez el error de los que lo vemos desde fuera con buena voluntad y deseos de mejora, es plantear el asunto en términos racionales. Decir, por ejemplo, que de lo que se trata es de buscar los medios que ayuden a conseguir el objetivo de una vida  cotidiana con poca violencia en dicho espacio geográfico. Pero eso es suponer que somos animales racionales, capaces de evaluar los beneficios de una cultura de paz, una resolución/gestión/transformación/transcendencia de conflictos (táchese lo que no proceda, ya que me parece una discusión excesivamente academicista) y una medida de los medios que llevan a determinados fines. Con independencia de que los fines pueden ser otros, lo que este caso muestra, una vez más,  es que nos encontramos ante un conjunto de ecuaciones con más incógnitas que ecuaciones, es decir, ante un problema irresoluble incluso en términos racionales (y nada más racional que las matemáticas). El ser humano tiene más de animal que de racional, lo cual no excluye la ayuda mutua como factor de evolución... animal (lo cuenta Kropotkin). Suponiendo que la evolución es buena.
Así que vamos a esperar a saber qué dice el gobierno de los Estados Unidos, que también se ha adherido a lo de la "Alianza de civilizaciones", para ver qué tenemos que pensar y en qué no tenemos que pensar. Eso sí: el gobierno español (también impulsor de la "Alianza de civilizaciones") ha llamado a consultas a su embajador ante Tel Aviv.
Que a dónde quiero ir a parar. Pues muy sencillo: que los intentos de abordar problemas de sociedades muy divididas en términos culturales (civilizaciones, cultura de paz) es una forma de perder el tiempo. Encontrar una trascendencia al conflicto que no sea aceptada por ninguna de las partes (y hay más de dos) y sea ajena a los sentimientos de las partes, también. O, si se prefiere, son formas de hacer carrera académica, pero no de resolver un sistema de ecuaciones irresolubles a no ser que se introduzcan más ecuaciones. Fomentar el enfrentamiento (hasta con la mejor voluntad) no resuelve mucho. Buscar acomodos entre las pretensiones legítimas de las partes y que sean ellos a encontrarlas (no el imperialista de turno que, como el filósofo rey platónico, ha encontrado la solución), eso sí, aunque con la inestimable ayuda de los que han apoyado las ilegítimas pretensiones de unos y otros hasta ahora. Un ejemplo de nuevas ecuaciones sería dar mayor papel a las organizaciones de mujeres israelíes (tanto judías como palestinas) y a las organizaciones de mujeres palestinas (tanto musulmanas como cristianas, tanto en territorios bajo Hamás como en territorios bajo Al Fatah). En Irlanda funcionó, pero no sé quién le va a poner el cascabel al gato aquí. Ambas sociedades, la palestina y la israelí, son suficientemente machistas como para encontrar esa idea totalmente descabellada. Nos quedamos donde estábamos.

7 comentarios:

  1. Los matemáticos plantean conjeturas.... y al cabo del tiempo se demuestran o no. "Conseguir una vida con poca violencia en ese espacio geográfico" Help. Seguid trabajando.

    ResponderEliminar
  2. Hola Jose María. Hoy estando en la biblioteca estudiando mis compañeros y yo nos hemos enterado del incidente...
    Hemos estado comentando que cómo es posible que este tipo de acciones queden impunes ante la comunidad internacional y un compañero mío ha resaltado el hecho de que este mundo se mueve por dinero y el dinero lo tienen los judíos y que por eso no se toman represalias (no me refiero a armadas, pues no creo que en este, ni en ningún otro caso estén justificadas) sobre este tipo de acciones. Es decir, que los intereses económicos de Estados Unidos entre otros consiguen que no se pronuncien ningún tipo de condena y solo una breve "lamentación". Puede ser que la vida de las personas, tanto las que han muerto como las que malviven todos los días en Gaza, importen tan poco debido a la "money"?
    Un saludo.
    Jose Angel

    ResponderEliminar
  3. El dinero cuenta y mucho. Pero no creo que en este caso sea lo más importante de manera inmediata. La relación política (incluso personal) entre los dos gobiernos (USA e Israel) parece que son más visibles en este caso. Son 6 millones de judíos o de origen judío en los Estados Unidos, algunos poco sionistas -como Chomsky o Wallerstein-, pero otros con la doble nacionalidad (como el jefe de gabinete de Obama), y es presencia en zona importante (petróleo) de un aliado. Las relaciones entre ambos no son ahora las mejores, pero siguen siendo buenas.
    El lobby más importante en Washington es AIPAC, el lobby judío. Claro, para montar un lobby hace falta dinero, pero, insisto, no parece que sea el motivo inmediato. La política tiene su autonomía.

    ResponderEliminar
  4. Primero las generalizaciones creo que no es un buen argumento compañero,todo el dinero no esta en mano de los judios,( no todos los judios saben bien administrar el dinero creeme)para mi entender prejuicio es igual a racismo, creo que buena parte del dinero esta controlado también por Arabia y por otros pequeños grandes Estados.
    Segundo recuerdo que el que esta llevando a cabo estas acciones y decisiones es el gobierno de Israel, no el pueblo judio, en Israel también hay católicos conservadores e incluso aunque no te lo creas ateos que votan.

    muchas gracias por leer el mensaje, un sefardie desde la UA también

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo. Cierto que hay un importante lobby judío (AIPAC) en Washington, pero igualmente cierto que hay un lobby árabe en general y saudita en particular que, además, es uno de los principales proveedores de petróleo de los Estados Unidos. El dinero (de ambos) cuenta, pero no parece que sea lo más importante de inmediato aquí. Y hay judíos pobres y árabes pobres.
    Igualmente cierto que no se debe confundir (y procuro siempre distinguir) entre judíos, hebreos, israelíes, gobernantes de Israel y sionistas. La acción que comentamos es del gobierno, no de todos los judíos del mundo. Obvio. Y que hay movimientos pacifistas y seculares (no religiosos) en Israel, cierto también. El Meretz no es el Likud ni ambos son fundamentalistas sionistas. Pero lo mismo sucede con los palestinos: hay musulmanes y hay cristianos, hay Hamás y hay Al Fatah (en conflicto entre ellos para su desgracia) y hay palestinos pacifistas. No es,por tanto, un caso de "choque de civilaciones" sino de intereses políticos.
    Shalom.

    ResponderEliminar
  6. gracias profes de verdad, porque me ha hecho mucha gracia tanto ver esta mañana CNN+, las manifestaciones de Valencia como leer la Razon. Paz

    ResponderEliminar
  7. Querido amigo serfardí:
    Como sabes, mi apellido es Tortosa y hay quien cree que los que llevamos apellido de localidades somos de antepasados judíos.
    Una cosa es el análisis que creo que los académicos debemos hacer y otra cosa es la política (incluyendo la de los medios de comunicación). Me interesa mucho el tema Israel-Palestina porque de él se derivan muchos otros problemas para el sistema mundial. Pero no entro en el uso político del mismo como pueden ser las manifestaciones de la izquierda española (más o menos unida) a la búsqueda de la causa perdida o las posiciones de la derecha española manifestadas a través de La Razón. Si tengo que optar, opto por la paz por medios pacíficos para lo cual hacen falta buenos diagnósticos con la cabeza fría, no manifestaciones, declaraciones y comunicados.

    ResponderEliminar