martes, 30 de marzo de 2010

Terrorismo femenino

Los atentados de Moscú, perpetrados por mujeres, las llamadas "Viudas negras", ha vuelto a poner sobre el tapete la cuestión del terrorismo femenino. No es la primera vez que son mujeres, dadoras de vida, las que la quitan de esta forma extrema. En Argelia sucedió cuando la independencia y se han dado casos en Sri Lanka y entre los kurdos del PKK. Ya levanté acta de ello hace tiempo.
El presente caso, que se une a los acaecidos por parte de otros movimientos rápidamente (y erróneamente) calificados de "islámicos", lo es también de un hecho en el que las motivaciones religiosas, tal vez presentes, no tienen, sin embargo, un papel prioritario. Estas mujeres (como otros varones) no se inmolan (se suicidan) y asesinan por motivos primariamente religiosos. Y las tonterías que se dicen sobre los varones suicidas que creen que así tendrán acceso a las huríes del Paraíso es obvio que aquí no se pueden aplicar. Hay desesperación, nihilismo, venganza y hasta creencia en que, así, se puede mejorar la situación desastrosa que viven los propios.
Se añade un comentario por parte de Brian Palmer en Foreign Policy: si no se dará aquí un caso más del "techo de cristal" que impide el acceso de las mujeres a puestos de responsabilidad en un mundo de varones. Porque es cierto que cada vez hay más mujeres que practican el terrorismo, pero no hay mujeres en puestos de mando en sus respectivas organizaciones. Matar sí que pueden, mandar no. Curioso.
(Añadido el 2 de abril: Según las autoridades rusas, una de las suicidas es una joven  de 17 años viuda reciente de un militante muerto por el ejército ruso. a finales de diciembre ¿Religión? Por ningún lado, incluso diciendo que el marido era militante "islamista", es decir, realmente independentista)

No hay comentarios:

Publicar un comentario