viernes, 12 de marzo de 2010

Mil-millonarios ("billionaires")

He leído algunos comentarios sobre la anual lista que publica Forbes de los personajes que poseen más de mil millones de dólares de fortuna. Como todos los años, la lista suscita referencias en numerosos medios, normalmente ocupados (como la revista) en saber quién ha subido, quién ha bajado, quién ha ingresado y quién se ha caído del olimpo de tal olimpiada. Ya comenté la lista de 2008 y he hecho repetidas referencias a las del 2009. Cuatro  asuntos se me ocurren:
Primero, que suscita mayor interés saber cuántos hiper-ricos hay en el mundo (1.011 en 2009 según la revista) que cuántos pobres e hiper-pobres hay en el mundo. De hecho, esto último no lo sabemos. Las cifras más que dudosas del Banco Mundial se detienen en 2005 aunque han hecho sus pinitos prediciendo cuántos pobres habrá en 2015 (2.050.000.000) y 2020 (largo me lo fiáis). Cuántos hay ahora, no se sabe. Y si dieran los datos, tampoco es que su "1,25 dólares por persona y día a paridad de poder adquisitivo" diga mucho.
Segundo, y en la línea de esto último, no hay mucha discusión de la metodología utilizada para confeccionar la lista de hiper-ricos y, en muchos casos, se basa más en estimaciones que en constataciones, y más sabiendo que hay auténticos genios en el arte de ocultar su fortuna ante el fisco.
Tercero, no llamaba la atención, el año pasado, el que el número de hiper-ricos hubiese caído en 2008 (¡la crisis, la crisis! y los ricos también lloran, que se dijo entonces). De ser así, lo que tendría que llamar la atención es la recuperación en el número de hiper-ricos. Eran 1.125 en la lista de 2008, cayeron a 793 en la de 2009 y se han recuperado a 1.011 en la de 2010. Siempre se pueden suponer oscuros designios tras el "hallazgo" de estos altibajos, pero es lo que cuentan. Igual tiene razón Robert Reich (que fue ministro de trabajo con Bill Clinton) cuando afirma que la "recuperación" lo está siendo para ricos, grandes empresas y Wall Street.
Finalmente, está la cuestión geopolítica. No es para tomarse en serio este divertimento de Forbes, pero no deja de ser curiosa la tabla que he construido a partir de los datos de las últimas tres ediciones sobre el número y porcentaje de hiper-ricos en algunos países o zonas. Hela aquí:


Tiene varias lecturas: 1.- que el peso de los Estados Unidos sigue siendo importante, pero es decreciente en términos relativos mientras que el de Europa crece tanto en términos absolutos como relativos (¿tiene que ver con eso alguna sutileza sobre el dólar y el euro? vaya usted a saber y, además, tanto da); 2.- que los países "pobres" con numerosos hiper-ricos siguen estando presentes; 3.- que los hiper-ricos rusos se recuperan (de hecho, con cierto alborozo por parte de Moscow Times, Moscú es la segunda ciudad del mundo en cuanto a albergar mil-millonarios, yendo detrás de Nueva York), pero podría ser cuestión sólo de la cotización del rublo. En general, que el mundo sigue cambiando de manera constatable incluso a través de estos ejercicios intrascendentes y, probablemente, superficiales.
(Pido disculpas a los nacionalistas que no ven su "nación" reflejada en estos comentarios y que podrían haber vivido la lista como si se tratase de una competición deportiva en la que "nosotros" -sin jugar- ganamos a los "otros" mediante "nuestro" equipo. Para el caso español, catalán, vasco etc. el que haya más o menos hiper-ricos no afecta a mi bolsillo, como los triunfos deportivos de los "nuestros" no queman mis triglicéridos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario