lunes, 15 de marzo de 2010

Es bueno vender armas (y comprarlas)

El Times of India afirma que el reciente contrato para que la India compre helicópteros VVIP (de guerra, por supuesto) al Reino Unido podría salvar 4.000 puestos de trabajo en este último país. Viniendo de la fuente que viene (donde también se afirma que la empresa británica está detrás de un contrato parecido con los Estados Unidos), hay motivos para pensar en una exageración por parte de un país que puede querer dársela de benefactor de la Humanidad y, en particular, de su antigua metrópoli hasta la reciente independencia (1947: yo ya había nacido).
Exagerado o no, muestra el lado oculto de algunas relaciones entre gobiernos que compran o venden armas con precios astronómicos, interesantes para la balanza comercial del que vende y para ganar "aliados" por parte del que compra. Y hace ver el carácter keynesiano (invertido y pervertido, pero keynesiano) que siempre ha tenido el sector del armamento. Que se utilice para matar a "los de abajo" es sólo un detalle intrascendente. Y que, en general, se utilicen para matar, sólo preocupa a los vecinos, como está sucediendo en el sureste asiático, aunque no siempre se puede separar el polvo de la retórica de la paja de los verdaderos motivos, que pueden ser, simplemente, justificar el aumento de compras para "compensar" el aumento de compas de los otros.
(Añadido el 19 de marzo: y aquí viene una bonita aplicación al papel de las armas en una economía como la de los Estados Unidos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario