sábado, 20 de marzo de 2010

Condoleeza e Iraq

"I would many times over liberate Iraq again from Saddam Hussein. I think he's a danger to the Middle East," "but we didn't understand how broken Iraq was as a society and we tried to rebuild Iraq from Baghdad out. And we really should have rebuilt Iraq outside Baghdad in."
 Sostenella y no enmendalla. Condoleeza Rice, insiste en que Sadam (él) era un peligro para Oriente Medio, es decir, añado, para el control del petróleo por parte estadounidense y para Israel, fiel aliado de los Estados Unidos, porque eso es "Oriente Medio", así que no se arrepiente. Eso sí, reconoce que no tenían mucha idea de qué es lo que pasaba en Iraq y cómo iban allí las cosas (como ahora no tienen ni idea de lo que pasa en Afganistán y reconocerán en el futuro como McNamara reconoció que no tenían ni idea de Vietnam) y que si hubiesen tenido alguna idea, habrían optado por otra táctica. Tarde te conocí. Y, oh sí, siente mucho las muertes producidas por la aventura. También murieron en Vietnam y siguen muriendo en Iraq y Afganistán. Pero eso son "efectos colaterales" de la Gran Estrategia, del nuevo Big Game, de esta "grandeur" anglosajona que implica el Manifest Destiny, el haber sido elegidos (por Dios) para gobernar el mundo... en función de los propios intereses, no se vaya a creer que es pura generosidad.
En este séptimo aniversario del inicio de la ocupación (que no de las hostilidades, que habían comenzado mucho antes), ha habido estadounidenses que, a diferencia de la Sra. Rice entonces en Hong Kong, han salido a las calles para pedir que su gobierno no les mienta y que se deje de milongas de que las armas son el mejor medio de "democratizar" un país. Mentir está muy feo. Pero mucho más feo, por peligroso, es entrar en soflamas demagógicas ("nihilistas de derechas" son calificados aquí) de los que hay ejemplares no sólo en los Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario