viernes, 26 de marzo de 2010

Ayuda humanitaria, política comercial por otros medios

Entre el material de socorro y el contante y sonante, el gobierno chino ha enviado a Chile, a propósito del terremoto, tres millones de dólares. Lo que más me gusta de la noticia es la claridad y "sans facçon" con que se liga esta ayuda a las relaciones comerciales entre ambos países.
Si alguna vez la China sustituye a los Estados Unidos como potencia hegemónica en el sistema mundial, vamos a ver (o verán los supervivientes que lo vean) un hegemón que no se preocupa lo más mínimo en buscar legitimaciones para sus expansionismos depredadores. No contarán lo de la evangelización que contaban los conquistadores de América, ni la misión civilizadora inglesa o francesa (mission civilisatrice) ni la milonga de la democracia del "manifest destiny" estadounidense. Lo harán y punto, con perfecto pragmatismo confuciano. ¿Se verá? No lo sé. El sistema mundial podría dejar de tener esa fea tendencia a sustituir un hegemón por otro y podría o repetir Estados Unidos en el siglo XXI (el "project for the new American century" que han tenido los neoconservadores) o fragmentarse en regiones que ojalá sean más de tres: Tres regiones es el mundo de Orwell, eso sí, con los "pueblos esclavos" de África totalmente marginados. Menos de tres es o la Guerra Fría entre dos  (siempre peligrosa por la Destrucción Mútua Asegurada -MAD en inglés-) o el unilateralismo que ha disfrutado el mundo desde el 11-S.

No hay comentarios:

Publicar un comentario