martes, 16 de febrero de 2010

Y lo llaman democracia

Un tremendo estudio hecho público por la American Political Science Association sobre la desigualdad dentro de la democracia estadounidense, firmado por reputados politólogos. 
Por una parte, está el hecho de que si la opinión pública puede ser manipulada y esto es cuestión de dinero, los que tienen dinero tienen también mayores posibilidades de manipular la opinión pública. 
Por otro lado, la participación, voto, activismo y donaciones en la vida política estadounidense tienen un marcado carácter de clase: el nivel de estudios, el nivel de renta o la "raza" intervienen a la hora de hacerse oír en política. 
Cierto que los movimientos sociales pueden actuar como contrapeso, pero es también obvio que sus limitaciones pesan mucho y la primera es su restringido carácter democrático.
No en vano (y eso ya no viene en el trabajo que cito) se ha llamado a la democracia estadounidense una "plutocracia", gobierno de los ricos o, para ser exactos, gobierno de los más ricos cosa que, hasta ahora, no generaba mayores problemas allí porque todo el mundo (el "American dream") podía soñar llegar a ser muy rico y ahora ese sueño está terminando: es una pesadilla. Hace ya años que se está poniendo en duda, desde dicho país, que la democracia sea tal cuando la desigualdad aumenta demasiado, como parece ser el caso al decir de estos politólogos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario