lunes, 8 de febrero de 2010

Sólo para cooperantes/desarrollantes

Las personas interesadas, por los motivos que sean, en la cooperación y el desarrollo y la cooperación al desarrollo, harían bien leyendo la siguiente descripción, de autoría anónima, pero de quien me fío, a propósito de un país receptor de ayudas, proyectos de cooperación, proyectos de desarrollo. Analicen con cuidado sus reacciones y vean si encajan con la llamada "declaración de París". Ahí va, ocultando los datos que harían identificar al país o gobierno en cuestión::
Hay un duro discurso oficial a favor del petròleo y la minería, y en contra de las organizaciones ambientales, organizaciones locales, e incluso contra indígenas / campesinos que rechazan el extractivismos.
Hay acciones contra las ONGs, que van desde descadreditarlas desde la prensa, llamadas de ministros y viceministros, amenaza de llevar a juicio a una de las redes, declaraciones de personas claves en el gobierno sobre la necesidad de reglamentar los mecanismos de consulta y participación local, para que esos grupos NO impidan los proyectos de inversión, amenazas de convocar a marchas campesionas contra ONGs ambientalistas de la capital,  etc...
Hay organizaciones que apoyan el gobierno, y que consideran que deben estar alineadas con su partido; o sea, no ven mal esa vinculación, y tienen posturas muy negativas frente a las ONGs criticas. Pero lo impactante es que esas mismas ONGs en privado me confiesan que la politica de ambiente en particular, y de desarrollo en general del gobierno, es muy mala, totalmente volcada al extractivismo, y que NO hay lugar para la crítica. En general le tienen miedo al gobierno ... consideran que el gobierno pasará a acciones directas contras las ONGs, sea por vias legales (hay un proyecto de ley donde todo s los fondos de la cooperación debe pasar por una oficina y UNA cuenta unica de banco, controlada por el gobierno), por judicializar (demandas), o por acciones directas (apelando a sus grupos de base). En resumen ... hay una atmòsfera opresiva, de hostigamiento, y temor.
Se puede caricaturizar la cooperación como el modo de que el dinero de los pobres de los países ricos vaya a parar a los bolsillos de los ricos de los países pobres. Es así cuando las ONG sustituyen al Estado en la tarea de proporcionar servicios que son derechos de los ciudadanos, no graciables. Pero no es el caso en cuestión, que es más bien de puesta en cuestión de las bellas ideas de "partenariado", sumar visiones de donante y receptor y todo eso. Pero, sobre todo, indica, si es verdad que la cooperación local va a ir perdiendo peso mientras lo gana el desarrollo nacional, que el futuro de la cooperación y el desarrollo puede presentar problemas inesperados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario