viernes, 12 de febrero de 2010

PIGS, cerdos

Pero también Portugal, Irlanda, Grecia y eSpaña. Así dicen que los financieros hablan de los eslabones más débiles de la Unión Europea.
Está claro que se puede recurrir a nada sutiles teorías conspiratorias: los Estados Unidos necesitan desesperadamente mantener el papel del dólar en el comercio internacional y, en particular, en el del petróleo y en las reservas de divisas al tiempo que mantienen apetecibles los bonos del Tesoro con los que financiar su deuda. Como diría don Corleone, "no es nada personal" contra los respectivos gobiernos de los PIGS. Es, simplemente, aprovechar que el Pisuerga pasa por Valladolid.
Desgraciadamente, hay una versión menos teatral y que no tiene foto para presentar: es que las reglas del juego son precisamente esas. Veamos: el dinero que hace falta para mantener mis esperanzas de cobrar mi plan de pensiones (otra cosa es que lo consiga, pero no voy ahora a ponerme agorero sobre mi futuro) tiene que venir de alguna parte. Dejado a sus propias fuerzas, guardado bajo el colchón del Banco, no va a producirme la renta que espero inocentemente. El Banco tiene que "mover" ese dinero para responder a sus compromisos (son serios, sean cuales sean las jubilaciones y los bonus con que obsequian a sus ejecutivos, sean o no sean propietarios: según Obama, eso es el mercado libre). Tiene que "mover" ese y muchos otros dineros. Y el beneficio tiene que encontrarlo allí donde esté. Con el estancamiento general que tienen los países llamados "industriales", no van a invertir ese dinero en la industria, en la producción de bienes que se pueden tocar. Así que buscan el beneficio allí donde se encuentra: ¡en el dinero mismo! Otros lo llamarán especulación, pero ellos lo llaman responsabilidad. Hacen predicciones sobre el futuro movimiento y estado de una economia y obran en consecuencia. Básicamente: comprar barato y vender caro. Pero, ¿qué compran con mi dinero? Dinero, obviamente. Y mantienen así viva la burbuja que dicen que se había controlado y que tantos males ocasionó al mundo. Eso es todo. Así se juega.
Que debilitar al euro en su talón de Aquiles le viene bien a los Estados Unidos, cierto. Pero mucho más importante es que el sistema funciona así y ahora les ha tocado a los PIGS que otrora se aprovecharon del juego.
Extraño juego. Se llama capitalismo, sistema basado en el capital, en el dinero.

3 comentarios:

  1. Comprar y vender dinero, negocio legal, peligro, peligro.

    ResponderEliminar
  2. Jose, tengo miedo...te veo cada vez más rojo. Esto de la jubilación te está haciendo peligrosamente "antisistema"...ahora entiendo porque se la quieren cepillar.. ;)

    ResponderEliminar
  3. El gran Leonardo Sciascia me decía, hace ya muchos años: "non è che io sia pessimista, è la realtà che è pessima". Traduzco: la cuestión no es saber si soy rojo o no, sino saber si las cosas funcionan así o no. Eso está en la línea del diagnóstico. Es en las terapias donde aparecería el rojo, en las propuestas para mantener, cambiar o gestionar esa realidad. Decir que el planeta es redondo no convierte a nadie en rojo. Sería rojo si dijese que hay que aplanarlo y que hay que hacerlo con el esfuerzo de "los de abajo", aunque estos no estén interesados en dicho proyecto, que bastante tienen con sobrevivir.

    ResponderEliminar