jueves, 4 de febrero de 2010

La lengua es un déspota omnipotente

Eso decían. Determinaba la visión del mundo. Además, si  la lengua no tenía un Estado que la defendiera, debía tenerlo porque las lenguas no debían seguir muriendo. 200 Estados y casi 7.000 lenguas vivas  hacían un mundo complicado, aunque, para que nadie se asuste de la desmembración de su país, añadiré que no todas las lenguas tenían la masa crítica necesaria como para pretender ser el aglutinante de una nación sin Estado y, por tanto, precipitante de proyectos secesionistas. Convendrá añadir que sólo hay 6 Estados monolingües si no se tienen en cuenta las lenguas de los inmigrantes: Portugal, Polonia, Islandia, Uruguay, el Japón y Dinamarca. El resto, si se aplica el principio de que cada lengua debe tener su Estado que la defienda, deberían tener problemas secesionistas de una forma u otra. Una vez más, lo que hay que explicar no es la abundancia de secesionismos, sino su escasez, dado el potencial secesionista que traería consigo la cosa de "las lenguas sin Estado".
Para relajar el asunto, el tema de la lengua ha llegado a los pandas: la panda Mei Lan, de tres años, nacida en los Estados Unidos, ha sido enviada a la China, dentro de un programa de cooperación entre ambos países que tiene por objeto la conservación de esta especie en peligro de extinción (como algunas lenguas). El objetivo, claro está, es que encuentre su príncipe azul, practiquen todo el sexo que quieran hasta que Mei Lan se quede embarazada y pueda tener descendencia que, supongo, se repartirán los dos países (re)productores. Hasta ahí, ningún problema. La sorpresa comienza cuando uno se entera de que Mei Lan va a recibir clases de la variante del chino que se habla en Sichuán, "patria" de los pandas. Por lo visto, piensan los expertos en la vida sexual de los pandas, la lengua (hablada, no la física, que eso no viene en la noticia) es muy importante en el apareamiento, así que, no sé cómo se dirá "my taylor is rich", pero su equivalente va a hacer las delicias de Mei Lan hasta que encuentre a su partenaire y hablamos y hablamos y al final ya no hablamos... Frase esta última que recuerdo me escribieron en un contexto algo diferente que no viene ahora al caso.
(Añadido el 6 de febrero: antes lo digo y antes sucede: ha muerto una lengua, es decir, ha muerto la última hablante de la lengua Bo, la señora Boa Senior)

No hay comentarios:

Publicar un comentario