jueves, 18 de febrero de 2010

El secreto está en la pregunta

He comentado en otras ocasiones que lo más interesante de las encuestas no son las respuestas (siempre problemáticas) sino las preguntas. De las respuestas, siempre se puede temer ocultaciones, mentiras, desconocimientos y demás razones para suponer que no reflejan la realidad. Sin embargo, las preguntas son las que son y no hay vuelta.
Lo encuentro ahora en una encuesta del New York Times y CBS News a propósito de la política militar del "don't ask, don't tell", no preguntes y no lo digas, respecto a la orientación sexual de los militares, ahora en revisión.
La misma cosa se preguntaba de dos maneras diferentes a propósito de si el encuestado estaba a favor o en contra de que sirvieran en el ejército 1.- los "homosexuales" ó 2.- los "gay y lesbianas". Las respuestas son estas:


Como bien se ve, preguntar por "homosexuales" genera más rechazo que preguntar por "gays y lesbianas", que, por lo visto, es más aceptable mientras que la anterior palabra, a lo que parece, produce imágenes más incompatibles con el servicio de armas.
El asunto prueba que no es tan fácil redactar una encuesta (hace mucho tiempo que no lo hago: no me atrevo) y que hay que evaluar las respuestas soperando muy cuidadosamente las palabras utilizadas en la pregunta. Visto desde el otro lado: si uno quiere obtener una respuesta "científica" que avale la propia opinión o decisión, podrá formular la pregunta de la manera que más le convenga. Si quiere demostrar que hay un apoyo mayoritario en la sociedad estadounidense a que los homosexuales puedan ser miembros del ejército, nada mejor que preguntar por la opinión sobre la presencia de gays y lesbianas en el mismo. Una diferencia de 14 puntos en un caso y otro entre los que lo apoyan fuertemente da mucho de sí en manos del periódico apropiado. La diferencia para los que se oponen fuertemente es de 7 puntos, que todavía da de sí. Pero es que, probablemente, y con independencia del vocabulario, está mal visto oponerse frontalmente, así que, casi cib certeza esas respuestas son de las que deben interpretarse como "por lo menos un 19 -ó 12- por ciento  (que son los que se atreven a decirlo) se oponen fuertemente, pero hay aunque no se atreven a proclamarlo". Pero esa es otra historia.

2 comentarios:

  1. Jorge Wagensberg que para mí es un faro como lo tú:)), dice: Las preguntas muestran rebeldía, la respuestas adaptación.
    Es curioso como los profes nos empeñamos en que los alumnos nos den respuestas y apagamos sus preguntas con inundación de contenidos, no por ser más inteligentes, sino simplemente por ser más viejos.

    ResponderEliminar
  2. En la medida en que no sabemos generar preguntas (y yo no he sabido), difícilmente aprendemos de los estudiantes. Craso error.

    ResponderEliminar