sábado, 13 de febrero de 2010

Así es la guerra

Puede ser cierto. Encaja con las reglas del juego. Dicen y documentan que algunas empresas privadas que tienen contratos del gobierno de los Estados Unidos para hacer la guerra en Afganistán o, por lo menos, para tener que ver con la violencia ("contractors"), pagan a los taliban para que no les ataquen.
Angelitos. En Iraq, el mismísimo gobierno ha expulsado a algunos de ellos y se niega a recibir su apelación. Fuera. Encargados de la "seguridad" (privada, por supuesto, pero pagada con dinero público), son conocidos por las acusaciones a que han sido sometidos de haberse excedido en el uso de la violencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario