domingo, 21 de febrero de 2010

Amigos, enemigos e inexistentes

Gallup acaba de publicar un estudio en el que se había preguntado a los estadounidenses sobre diversos países. En concreto, se quería saber si el entrevistado tenía una opinión favorable o desfavorable de unos cuantos países. Estos eran los resultados:

Con Canadá, Gran Bretaña, Alemania, el Japón, Israel, la India y Egipto, las cosas marchan bien. El asunto comienza a estropearse con México (y, encima, la opiníón ha empeorado en los últimos años), Rusia y la China. Arabia Saudita y Cuba estarían en el grupo siguiente, lo cual no deja de ser curioso: un fiel aliado y un país contra cuyo gobierno hay una opinión pública contraria bien estructurada (los cubano-estadounidenses. Miami, para entendernos). Finalmente, los países en los que la opinión desfavorable es muy fuerte: Pakistán, Iraq, Yemen, la "Autoridad Palestina" (curioso vocabulario para los Territorios Palestinos: los otros tendrían que llamarse "gobierno de...", pero se comprende viendo el puesto que ocupa Israel en estas respuestas), Afganistán, Corea del Norte y, finalmente, el peor de los peores, Irán.
Para estar en este último grupo, puede haber razones históricas. En el caso de Irán, desde la crisis de los rehenes entre Carter y Jomeini (azuzada por Reagan para obtener su victoria en las presidenciales de 1981) y en el de Corea del Norte puede tener que ver con la guerra de Corea de 1950 a 1953. Pero eso es olvidar el carácter a-histórico que suele tener la opinión pública, que reacciona más a los asuntos inmediatos que a viejas contiendas. En España casi nadie hace referencia a la guerra hispano-estadounidense de 1898-1901. También es verdad que es muy anterior a los hechos que comento.
Pero, una vez más, lo más interesante de la encuesta no son las respuestas sino las preguntas. Por ejemplo, ¿por qué se pone en la lista a Yemen y no a Somalia?¿Por qué, entre los latinoamericanos, están México y Cuba y no están ni Venezuela ni Colombia? Y, sobre todo, ¿por qué no satisfacen a los nacionalistas españoles añadiendo a España? Podrían haber puesto a la "Autoridad Española" y, así, los restantes nacionalistas de la "antigua área de la peseta" podrían sacar tajada de la opinión estadounidense sobre el gobierno central español (es fácil imaginar los argumentos tanto si las respuestas eran favorables como no favorables) y la oposición "nacional" al mismo podría hacer lo propio achacando al presidente Zapatero cualquier mala opinión (y diciendo que con Aznar vivíamos mejor) o a la visita del rey Juan Carlos cualquier buena opinión. 
Es un juego. Y, a pesar de ello, hay gente que discute de eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario