miércoles, 10 de febrero de 2010

2012

Va a ser un año interesante para los que lleguen. Los New Age, siempre tan imaginativos, lo dan como principio de un gran cambio aunque no parece que el que sea un año bisiesto que empiece en domingo sea un argumento muy definitivo ya que los números de este calendario que usamos son convencionales y los años bisiestos no vienen forzados por la naturaleza sino por los hombres, igual que el que empiece en el 0 ó en el 1 D.C. es una convención.
De hecho, este sábado es el día 23 del duodécimo mes lunar, es decir, termina el año y comienzan las fiestas de primavera... en la China. ¿Por qué el calendario gregoriano o juliano va a tener un impacto sobre el mundo mayor que el chino o, ya puestos, el judío, el musulmán o el aymara?
Dicen también que los mayas dan igualmente el 2012 (no queda claro si el 21 ó el 22 de diciembre) como el del fin de una era, aunque, en este caso, tengo interpretaciones que seguro que los mayas (no sus esotéricos portavoces no mayas) aceptarían. Veamos: el calendario maya consiste en dos ruedas dentadas, una más grande y la otra más pequeña, que giran marcando el nombre de los años según las sucesivas conjunciones de las ruedas. Y cuando se vuelve al inicio, es decir, cuando la coincidencia se repite, pues se inicia otro ciclo.Wikipedia, hay que ir a wikipedia, que lo explica mejor.
Tengo una hipótesis algo más banal: una conjunción planetaria entre Mitt Romney que sustituiría a Barack H Obama (que dudo que gane la reeleccion, ya hay encuestas tempraneras) y Mariano Rajoy que sustituiría a José Luis Rodríguez Zapatero (que estoy seguro de que no gana la reelección). Lástima que a Rajoy no le toque la presidencia de la Unión Europea como a Zapatero. Pero ya se sabe que la ciencia de las profecías no es una ciencia exacta ni, por supuesto, perfecta.
Puestos a hacer conjunciones planetarias, ¿qué tal Sarah Palin y Esperanza Aguirre? La familia es la familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario