sábado, 9 de enero de 2010

La violencia como argumento

El gobierno de la India avisó a sus ciudadanos del peligro que suponía viajar a Australia después de algunos incidentes violentos ocurridos contra algunos ciudadanos indios que visitaban Australia o pretendían vivir allí como estudiantes. Todos los gobiernos hacen eso una vez u otra, según los hechos hayan ocurrido. Lo que no había oído o leído hasta ahora es que el gobierno del país señalado con el dedo, en este caso, el australiano, responda diciendo que la violencia de ese tipo se da en todas las ciudades del mundo.
El argumento no deja de ser curioso y conocido: mal de muchos, consuelo de tontos, es decir, si eso pasa en todas partes, no hay nada que tengamos que hacer sino aguantarnos o, para ser algo más precisos, lo único que queda por hacer es que las víctimas se aguanten y con más razón si ya están muertas.
Curiosa, sí, esta indiferencia hacia los actos violentos que, efectivamente, cada vez son más frecuentes en general y, en particular, en las grandes ciudades del mundo, donde se concentra la falta de normas y la desestructuración social más evidentes, con las igualmente visibles consecuencias en ataques, heridas y muertes.
Y curioso que, ya que pasa en todas partes, la respuesta se quede ahí, en que pasa en todas partes, y no se avancen propuestas para remediar tal situación.
Desgraciadamente, si hay alguna respuesta no suele ir a las raíces del problema sino a paliar la virulencia de sus efectos. Se pone más policía que, en muchos casos, va a convertirse en un factor más de violencia, con lo que pasan de ser solución a agravar el problema.
Para hacer la cosa más digna de reseña, hubo quien, en el caso de los indios en Australia, planteó la cuestión de si no se trataría de ataques racistas. Esto es lo que contestaba el líder de la oposición:
"I think it is a human tendency to see sinister aspects of things. Obviously there's something horrible about any murder but I don't think we should readily conclude just because the victim is of a particular ethnic group that there is racism unless there is some fairly strong evidence."
 Evidentemente, y aunque se trate de la leal oposición, una cosa es la realidad y otra el patriotismo: My country right or wrong, que dirá cualquier nacionalista con fronteras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario